Beach House – “7”  (Pias Coop/Bella Union/Warner)

Lo mejor de los álbumes y grabaciones en vivo, descartes y rarezas; es que estos lanzamientos son perfectos para dar un descanso a la inspiración. Victoria Legrand y Alex Scully, los dos artis-tas detrás de Beach House, no son la excepción. Después de la recopilación del año pasado, “B-sides and Rarities”, es posible que no se hayan reinventado por completo, pero sí que han refina-do su sonido en su nuevo trabajo. Puede que Beach House todavía estén anclados en los códigos de “Dreampop”, pero en su nueva entrega hay más variedad en las canciones y atrevidas incur-siones a territorios adyacentes. Canciones como “Lemon Glow”, “Drunk in L.A.” o “Pay No Mind” abren las puertas al sonambulismo y sonidos más ásperos y guitarreros, a veces similares al grupo Air. Por último, pero no menos importante, el coproductor e ingeniero de Sonic Boom, Alan Moulder (Nine Inch Nails,The Killers y otros) aporta su maestría para hacer que todo el conjunto encaje de forma armónica.

Too Slow To Disco – “Brasil” (How Do You Are?/Rough Trade)

Seguimos con la hermosa tradición: no hay forma de evitar “Too Slow To Disco”, especialmente cuando el quinto volumen parte en dirección a Brasil, demostrando una vez más que es tan at-mosférico y exquisitamente seleccionado como las cuatro compilaciones que lo precedieron. Esta vez, Ed Motta, el sobrino del icono del soul brasileño, Tim Maia, se pone a los mandos. Como músico, ha lanzado 15 álbumes mientras que, como selector, tiene un gusto exquisito. Los héroes de Sugarloaf Mountain como Rita Lee (la que fuera miembro del legendario combo Os Mu-tantes), Cassiano, uno de los fundadores de Bossa Trio y Os Diagonais, y megaventas como Rou-pa Nova, están presentes en el disco. Pero no sólo hay grandes nombres, como de costumbre, el tracklist incluye a genios desconocidos como Carlos Bivar, Gelson Oliveira o Luiz Ewerling, cuyas canciones, aunque parezca increíble, nunca han sido publicadas de manera oficial, sino que provienen de grabaciones privadas. “Too Slow To Disco” continúa siendo un viaje totalmente emocionante, o como dice el propio Ed Motta: “Un viaje al atardecer en Río de Janeiro, Los Ángeles, Miami y Hawaii. ¡Aloha!”.

Van Morrison & Joey Defrancesco – “You’re Driving Me Crazy” (Sony Legacy)

Tienes que tener un estatus legendario como Van Morrison para presentar tu nuevo disco con una portada no necesariamente halagadora. Y es bueno que Joey Defrancesco tenga sentido del hu-mor y se ría cuando el maestro Morrison se tapa los oídos al oírle tocar la trompeta. Si a eso le añades el título del álbum, casi piensas que estás lidiando con un trabajo aburrido, pero todo lo contrario. El 39º álbum de Morrison, el tercero (!) en los últimos siete meses, resulta un viaje suave y relajado. Los standards de blues encajan en el catálogo del León de Belfast, “Sticks and Stones” de Ray Charles se somete a un cambio de imagen muy agradable, y “Every Day I Have The Blues” transmite serenidad y una alegría relajada. Tener a estos dos maestros interpretando algunos de los mejores standards es toda una garantía y hacen que este álbum tenga hechuras de clásico del género club jazz. Un trabajo, además, que muestra a dos grandes músicos sin tener que demostrar nada, tan sólo su maestría a la hora de crear grandes arreglos.

Adamo Golán – “Exile And The New” (Kingdoms/Rough Trade)

El estilo de Adamo Golán es un poco engorroso de definir, pero para ser justos debe ser citado: “Jazz influenciado por la música de club, la composición contemporánea, el ambient y la música electrónica”. Una definición tan extensa como acertada. Detrás de Adamo Golán, se encuentra el alemán de ascendencia británica Laurens A. Schmidt, que ahora presenta su debut. El sonido que representa Golán es tan deslumbrante como atractivo. Sus composiciones suenan como la banda sonora experimental de una película impresionista en blanco y negro, con destellos industriales que fluyen de manera orgánica. El tema que abre el disco, “Fis”, suena casi conciliador en su nat-uralismo, mientras que “Lie To Me” es como un saludo lluvioso, encantado y misterioso que recuerda a Satie y Päärt, y cuyos cambios armónicos también habrían dado crédito al estilo de Massive Attack. Además de eso, hay grabaciones de campo y piano clásico, así como sonidos de guitarra y pasajes ambientales. Un interesante debut que demuestra una gran personalidad y un sugerente encanto nostálgico.

Jon Hopkins – “Singularity” (Domino)

Jon Hopkins comenzó como teclista para Imogen Heap antes de hacerse un nombre como colabo-rador musical para grandes artistas como David Holmes, Coldplay o Brian Eno. También es re-sponsable de componer excelentes bandas sonoras que avalan su condición de productor. Durante más de una década, el legendario sello Domino se ha convertido en su hogar musical, y es solo el telón de fondo para un espíritu libre como Hopkins, que siempre está listo para explorar nuevos caminos con su música. Han pasado cinco años desde que salió “Immunity” (nominado para el Mercury Prize, entre otros); y ahora por fin tenemos su continuación. “Singularity” no se aleja mucho de su predecesor. Los efectos de sonido estridentes (a veces suenan como arañar una pi-zarra con las uñas) están en igualdad con los sonidos pegadizos y esféricos. Canciones como “Emerald Rush” representan su filiación por el techno de formas orgánicas, por momentos recuerda al lado más terco de Aphex Twin, pero casi al siguiente instante es capaz de volverse tan melódico como el inolvidable Robert Miles. Parece como si Hopkins quisiera dejar a toda la máquina de baile sin correa con el próximo álbum. Esperemos que no tarde otros cinco años.

En mi tocadiscos

Ingo Scheel – Ibiza Style Music Editor

Liam Gallagher – “As You Were”

Como fan de Oasis de la vieja escuela que soy, siempre termino escuchando la producción indi-vidual de los hermanos Gallagher. Noel es más centrado y regular en sus discos, pero lo cierto es que muchos de los temas de Liam desprenden un gran atractivo nostálgico.

Urge Overkill – “Saturation”

Mi programa de radio recién estrenado en Byte.FM necesita preparación. La segunda entrega de “Flashback” tiene que ver con la banda mejor vestida de Chicago y su formidable álbum de 1993.

Kvelertak – “Meir”

Mi banda de metal favorita hizo una visita a mi antiguo hogar en Kiel y la fiesta fue un éxito. El resultado: nuevas camisetas del grupo (¡Por fin!), y la escucha de los éxitos de los primeros tres álbumes.

Gaz Coombes – “World’s Strongest Man”

Su tercer álbum como solista es de nuevo un gran éxito. El ex cantante de Supergrass convence con excelentes sonidos idiosincrásicos y canciones cautivadoras.

The Who – “Who’s Next”

El Día del Padre lo saqué de la estantería casi sin pensarlo, lo puse de arriba a abajo y de nuevo me dejó sin palabras Enfrentarse a tanta clase, y tantos clásicos, resulta abrumador. ¡Una obra grandiosa de una banda simplemente majestuosa!