Jean Claude Ades – „Appassionata / Ordinary Day“ (Be Crazy Music)

Be Crazy representa todo lo que es Jean Claude Ades: asertivo, emocionante, positivo y por supuesto, tan loco –y creativo– como reza su eslogan. El DJ y productor franco-germano remata la temporada de verano lanzando dos nuevos temas en su sello: “Appassionata” y “Ordinary Day”. Ambos tracks encajan perfectamente en la maleta de uno de los DJs y productores más famosos de Ibiza, cuyo estilo es tan único como imaginativo: Deep Tech House inspirado, perfectamente sazonado con elementos de percusión, líneas de bajo irresistibles y momentos sorprendentes. Un patrón sintético al estilo Moog forma la base de “Appassionata”, combinado con secuencias de cuerdas, líneas de teclado mágicas y un poderoso bombo. “Ordinary Day”, por su parte, no es un tema precisamente ‘ordinario’. Todo lo contrario, es un tema que condensa esa energía propia del inicio de temporada: percusiones fluidas, filigranas rítmicas y arreglos de cuerda… Todo ello alrededor de la poderosa voz de Sterea y con un breakdown final perfectamente sincronizado. Uno de los temas imprescindibles de la temporada 2017.

Arcade Fire – „Everything Now“ (Columbia)

Han pasado trece años desde que Arcade Fire publicaran su notable álbum de debut: “Funeral”. Canciones como “Neighborhood”  o la irresistible “Rebellion (Lies)” se propusieron re-escribir los códigos del indie rock. Win Butler y los suyos se presentaron como una banda de melodías memorables y temas grandilocuentes y dramáticos. En su debut combinaron conceptos cerebrales con pop pegadizo, y continuaron haciéndolo en discos posteriores como “Neon Bible” y el exquisito “The Suburbs”. Su última entrega es “Reflektor”, un disco que se ha lanzado al mercado con mucho ruido mediático. Con el primer single, “Everything Now”, los canadienses han dado un paso hacia la pista de baile. El tema titular tiene aires ibéricos y recuerda bastante a los tiempos benditos de Abba. El resto del álbum también ofrece guiños conscientes a otros géneros y artistas reconocibles. Aunque todavía carecen de un hit total que les haga subir otro peldaño, y sean el cruce perfecto entre U2 y Ed Sheeran, Arcade Fire han demostrado con este disco que las propuestas profundas también pueden tener hueco en el mainstream.

Ghostpoet – „Dark Days & Canapés“ (PIAS/Rough Trade)

El inspirado poeta de la clase media de Gran Bretaña, Obaro Ejimive, sigue siendo un fenómeno, un espíritu libre que se mueve con seguridad y gracia entre géneros. En su anterior trabajo, “Shedding Skin”, el londinense (aunque nigeriano de nacimiento) dio a conocer su fórmula musical, un sonido basado en la fusión del jazz y el indie pop, en el que su emocionante rap se fundía con beats de estilo trip-hop. Con “Dark Days & Canapés” ha profundizado en su estilo y ha conseguido crear temas melancólicos que, sin embargo, nunca suenan desesperados. La inclusión del miembro de Massive Attack, Daddy G., invitado en el disco, es muy coherente. Pistas como “Freakshow”, el profundo “Helicopter Boogie” o el sobriamente descriptivo “Blind as a Bat” arrojan luz –de forma reveladora– sobre la vida en las ciudades británicas en la víspera del Brexit. Canciones que hacen una pausa, miran hacia atrás y ofrecen perspectiva. Música para los que a pesar de la oscuridad, saben ver la luz al final del túnel.

Zoot Woman – „Absence“ (Snowhite/Rough Trade)

Los ingleses Zoot Woman formaron parte del nada despreciable sonido de los 90s. Comenzaron su andadura en 1995 como banda instrumental, pero no fue hasta 2001 cuando cosecharon su primer gran éxito con “Living in a Magazine” gracias a su particular reivindicación de los 80s. Canciones como “It’s Automatic” o el gigantesco “You and I” unieron el ímpetu bailable de Daft Punk con la elegancia de Duran Duran, y llamaron la atención de estrellas como Madonna. Como resultado, la Reina del Pop le confió al miembro fundador Stuart Price la producción de sus canciones. De hecho, el sonido de Zoot Woman casi no ha experimentado cambios dos décadas después de su nacimiento. Se ha modernizado en términos de técnicas de estudio, pero la paleta estilística permanece inalterada: delicadezas electrónicas, citas de los años 80, guitarras ligeramente raspantes y ritmos para las discotecas indies. “Solid Gold” es una llamada de atención para la pista de baile, “Ordinary Face” levanta el pie del acelerador, mientras que “Still Feels Like the First Time”, en colaboración con Kylie Minogue, es una balada perfecta entre el disco y el drama. Según el cantante Johnny Blake, su objetivo era encontrar un equilibrio entre sonidos de sintetizadores antiguos y modernos. De esta manera, el disco se ha vuelto más variado. No tiene sentido estar en desacuerdo, sólo hubiera faltado que invirtieran más esfuerzo en la portada.

Phoenix – „Ti Amo“ (Atlantic)

No hay una banda que encaje mejor con el álbum de Zoot Woman que Phoenix. Aparecieron en la escena casi al mismo tiempo, y la banda francesa siempre tuvo un pie en la discoteca y el otro en el indie pop. Sin embargo, cuando Zoot Woman flirteaban con el esnobismo de las súper estrellas megalómanas de los años 80, el corazón de Thomas Mars y sus compañeros de banda latía por los clásicos franceses como la familia Gainsbourg o incluso Michel Polnareff. Pistas como “Consolation Prizes” o “1901” se convirtieron en éxitos masivos y la industria descubrió el potencial de sus melodías. No es fácil mantenerse como una banda accesible, pero ahora Phoenix vuelven a ofrecer en “Ti Amo” lo que mejor saben hacer: escribir melodías pegadizas y flirtear con los códigos del bubblegum pop.

En mi tocadiscos

Ingo Scheel – Ibiza Style Music Editor

Miles Davis – “Ascenseur pour l’échafaud“

Acababa de terminar de poner la versión en vinilo de este disco cuando me enteré de la noticia de la muerte de la actriz Jeanne Moreau. Una razón para escuchar unas cuantas veces más esta banda sonora elegante y sombría.

Ride – “Charm Assault“

Hay canciones que no abandonan el tocadiscos incluso después de la trigésima vez. Esta es una de ellas. Desde el principio, los zurdos del shoegaze ofrecen otro clásico para la eternidad.

Insterburg & Co. – “Instrumentenschlacht“

Sus discos dieron forma a mi sentido del humor. Y hoy es mi hija Anni la que tira de los clásicos de las leyendas del cabaret de Berlín. El humor de los 60s a veces puede parecer inofensivo, pero muchos de sus gags mantienen su atemporalidad.

Steven Wilson – “To the Bone“

La institución de la música progresiva moderna (y fundador de Porcupine Tree) vuelve a marcar la diferencia con su nuevo álbum. Sonido rock de diferentes capas. Un viaje complejo con un toque de genuino sonido pop de los 80s.

Sleaford Mods – “English Tapas“

Después de haber disfrutado de “Bunch of Kunst”, el magnífico documental de Christine Franz sobre el dúo británico, es natural que les dé otra escucha. Los temas-protesta más entretenidos desde los tiempos de Johnny Rotten y Mark E. Smith.