Diplo – “California”  (Because Music/Caroline)

Por fin algo nuevo de Wesley Penz. Wesley, ¿quién? Es cierto que todos conocemos al hombre de Tupelo, Mississippi, por su nombre artístico: Diplo. Es ya un artista de renombre internacional, tanto por su carrera en solitario como por ser parte del proyecto Major Lazer. Y uno de los productores más solicitados de nuestro tiempo: ha colaborado con artistas como Beyoncé, Justin Bieber, Madonna, Ariana Grande, Bruno Mars, Britney Spears y M.I.A. entre muchos otros. Diplo, además, está constantemente de gira. Sus viajes más recientes le han llevado a Pakistán, Brasil, Nepal, China, México, Corea… Después del aclamado documental de Major Lazer, “Give Me Future”, que fue filmado en un show en La Habana frente a 400,000 personas, ahora edita “California”, su primer gran lanzamiento en cinco años. Las seis nuevas pistas miran de reojo al primer ciclo de su carrera, ya que la referencia a su debut, “Florida”, es tan visible como audible. Los colaboradores también son auto-referenciales y deslumbrantes. A los antiguos compañeros se unen nuevas voces: Lil Xan, Trippie Redd y DRAM se encuentran junto a Lil Yachty, Desiigner, Santigold, Goldlink y MØ. Como siempre, ¡un trabajo brillante!

DJ Koze – “Knock Knock”  (Pampa/Rough Trade)

Muchos fans de Stefan Kozalla, más conocido como DJ Koze, le recuerdan como parte del alocado combo de hip hop Fischmob, cuyos álbumes como “Männer können seine Gefühle nicht zeigen” siguen siendo clásicos de culto. Sus días de rap han terminado, pero Koze sigue dando forma a un perfil artístico versátil e idiosincrásico. Recientemente causó sensación con su álbum “Amygdala”. Ahora, con “Knock Knock”, vuelve a golpear las puertas y oídos de sus oyentes. La lista de invitados es igual de imponente que su anterior disco: Róisín Murphy y Sophia Kennedy colaboran en el trabajo, además de Speech de Arrested Development, José González y Bon Iver. Como de costumbre, DJ Koze se muestra seguro de sí mismo y factura una obra prácticamente sin límites. Y contiene tracks tan brillantes como “Seeing Aliens”, que suena como una llamada de emergencia desde el espacio exterior, con un groove chispeante, con esos claps que parecen chasquidos, y que invita al baile sin freno. Los arreglos son casi imperceptibles y ágiles como el mercurio. Siempre excéntrico pero sin perder el foco: esa es la fórmula atemporal –y ganadora– de DJ Koze.

Nina Simone – “Mood Indigo”   (BMG/Warner)

Es y sigue siendo una de las personalidades más grandes, misteriosas y cautivadoras del jazz. Incluso ahora, una década y media después de su muerte, Nina Simone continúa siendo un icono inabarcable. Es por eso que “Mood Indigo (The Complete Bethlehem Singles)” deviene un clásico total. Aquí se compilan perlas legendarias cuidadosamente restauradas y remasterizadas. La ocasión lo merece: se celebra el 60º aniversario de sus primeras grabaciones. Además, la cantante, compositora y pianista estadounidense de jazz y blues, fallecida en 2003 a la edad de 70 años, ha sido finalmente aceptada en el Salón de la Fama del Rock and Roll. “Mood Indigo” repasa sus lanzamientos en orden cronológico. Desde el debut “I Loves You, Porgy” y la cara B “Love Me or Leave Me”, hasta el legendario “My Baby Just Cares For Me”. La colección de canciones, magníficamente compilada, se completa con versiones raras de algunos de sus singles y una versión alternativa de “He’s Got The Whole World In His Hands”, además de un completo folleto de 24 páginas con notas de Ashley Kahn. Todo un viaje sónico por la carrera de una de las artistas femeninas más grandes, contradictorias y con más talento de nuestro tiempo.

JB Dunckel – “H+” (Sony Music)

¡Por favor, que levante la mano quién esté tan desesperado como yo por escuchar un nuevo álbum de Air! En serio… Hay dos artistas en Francia cuyos nuevos discos se están haciendo de rogar. Unos son Daft Punk y por el otro lado: Air. Por fortuna tenemos algo para hacer más dulce y reconfortante la espera. Se trata del álbum de debut oficial de Jean-Benoît Dunckel (mitad del dúo), también activo bajo el seudónimo de Darkel, cuyo nuevo trabajo tiene muchas similitudes con los códigos clásicos de Air. Su música está repleta de paisajes sonoros esféricos y ritmos veraniegos, sinuosos y delicadamente interpretados, sobre los cuales la voz pequeña y extraña de Dunckel combina pasajes naïve al estilo “La Boum” con su particular inglés con acento francés, para crear un disco muy fácil de escuchar. No esperes una revolución en términos creativos, tampoco esperes encontrar la continuación de “Moon Safari”… Este es un disco para disfrutar sin complejos, ya que canciones como “Hold On”, “Qwartz” o “Ballad no sense” suenan inconfundiblemente francófonas, híper-relajantes y bañadas por el sol.

MGMT – “Little Dark Age” (Sony Music / Columbia)

Hay expertos en pop completamente competentes que hoy en día consideran a MGMT como los nuevos el Pet Shop Boys. Y en términos de melodías, emociones y enfoque synthpop puede que sea cierto. Sin embargo, mientras Tennant & Lowe llevan más de tres décadas de carrera aunando música e imagen en su enfoque artístico, los MGMT parecen ser de espíritu más libre, más excéntricos… Han pasado más de diez años desde su excepcional debut, “Oracular Spectacular”, pero “Little Dark Age” –el quinto álbum de estudio de los neoyorquinos– continúa allá donde lo dejaron, extendiendo la paleta de sonidos con moderación. “Me & Michael”, por ejemplo, suena como material cristalino procedente de los 80s; mientras que “She Works Out Too Much”, aparece como una nave espacial de la era de MTV: melódica, irónica, y al mismo tiempo profunda y nostálgica. En realidad, la Edad Media conjurada por MGMT en el título del álbum no es tan oscura; de hecho su concepción de la melancolía es perfectamente compatible con sus melodías brillantes e irresistibles.

En mi tocadiscos

Ingo Scheel – Ibiza Style Music Editor

Insterburg – “Lasst uns unsern Apfelbaum”

Nueva temporada, nueva felicidad y mi hija Anni vuelve a estar a la vanguardia. Hoy, los primeros dos discos que comento van en su honor. Por un lado, rescato el humor de Insterburg & Co., cuyas extrañas coplas y canciones de barbería, fuera de lo común en los años 60s y 70s, son lo primero que canta mi hija al levantarse.

Ideal – “Bi Nuu”

Y lo mismo ocurre con este trabajo. Durante mucho tiempo faltó en mi colección el tercer álbum de las leyendas de la new wave de Berlín. Ahora por fin he llenado el hueco… Y este “Bi Nuu” suena espléndido e irritantemente atemporal.

My Bloody Valentine – “Isn’t Anything”

Justo cuando pensé que el cartel del festival Roskilde todavía estaba un poco flojo para mi gusto, se anuncia la confirmación de las leyendas del shoegazer. Nunca los he visto en directo, pero los he escuchado mil veces. Así que estoy deseando verles por fin sobre las tablas.

Svartanatt – “Starry Eagle Eye”

Esto es algo que los suecos pueden hacer casi como ninguna otra nación en la música: hard rock de estilo clásico en algún lugar entre Thin Lizzy, Blue Öyster Cult y CCR. Un gran álbum.

Daft Punk – “Discovery”

Recientemente escuché “Get Lucky” y pensé: ya es hora de que Daft Punk lancen nuevo álbum… Hasta que eso ocurra, siempre puedo volver a re-descubrir otro de sus clásicos. Y sin duda, puedo escuchar todavía una o dos docenas de veces”One More Time” durante los próximos días.