Qué es el paraíso? Un jardín del Edén con grandes árboles, arbustos de buen tamaño y florecientes, hierbas aromáticas y paredes adornadas con flores. Allí, alguien pasea con un libro en su mano al estilo de la dolce vita. Una mesa, una silla y una tumbona, por no mencionar una copa muy fría de vino blanco. La vida perfecta en el sur de Europa.

No sería real. Por otra parte, la mayoría de los jardines tienen este aspecto: animados, donde la persona entra al jardín con el libro en la mano y el vino frío. De camino a la tumbona, se encuentran con el arbusto mustio, luchando por cada gota de agua que hay en la tierra pedregosa. Su ojo explora buscando la manguera de riego, que no está donde se supone que debería ya que alguien la ha movido, un perro o un jardinero, llevándola donde gotea sin sentido sobre la tierra desnuda. La factura del agua se viene a la mente, y decididos a no perder el día, continúan, sólo expuestos por la lavanda, que ha decidido no florecer, sino más bien morir. La paz mental finalmente desaparece cuando piensan en la transferencia bancaria mensual para el jardinero; tanto esfuerzo para tan poca recompensa. Se expulsa al hombre del paraíso.

Puede ser muy simple si se piensa en las leyes de la naturaleza. La ley número uno en el reino vegetal: el terreno abierto es la muerte. La tierra expuesta significa que el agua que da vida se evapora. Es por eso que el ejército de malezas se elimina con el fin de sombrear el terreno lo más rápido posible con la masa de las hojas. El suelo húmedo es el hábitat de los microorganismos que convierten la materia orgánica, como las hojas secas, la corteza y los animales muertos, en humus rico en energía. Las plantas se alimentan y producen hojas fuertes, que a su vez dan sombra.

El jardinero trabajador interrumpe este ciclo por el deshierbe constante. Como resultado, las plantas cada vez requieren más agua y el número de organismos importantes del suelo disminuye. Ponga un poco de fertilizante artificial encima y el paraíso estará finalmente en peligro. Las perlas químicas y los gránulos salan permanentemente el suelo y la sequedad resultante significa que la sal no se puede lavar, sobresaliendo 10 cm por arriba. La sal quema las raíces finas que son responsables de la absorción del agua y los nutrientes, así el círculo vicioso está completo. Lento pero seguro, el jardín se va consumiendo.

Desde mucho antes de la crisis del agua en Ibiza por el hundimiento de los niveles de agua subterránea y el alto consumo de una población creciente, Noahs Garden ha estado desarrollando grandes soluciones naturales para jardines sanos, que ahorren agua y cuyo mantenimiento sea bajo. Lo que se reduce a copiar la naturaleza y mantener el suelo con sombra. Sólo que no hay hojas, sino hojas de plástico, grava y astillas de madera. Hay muchas ventajas imbatibles a los jardines de gravilla transitable. Los propietarios de jardines buscan no tener que desherbar nunca más. El consumo de agua cae a la mitad porque ya no se puede evaporar. Al mismo tiempo, las plantas florecen más exuberantes y más tiempo. No hay necesidad de construir caminos ya que se puede caminar libremente en las superficies.

Esto es particularmente importante para las casas donde no se pueden establecer más superficies. Si no quiere caminar sobre la grava, puede colocar grandes losas de piedra o tablones de madera en las pasarelas. Las mangueras de riego, invisibles entre las láminas de plástico y la grava, no interferirán con la estética y no se deslizarán más. Los jardines parecen ser visualmente más grandes y más impresionantes gracias a su claridad, serenidad y puro diseño. No hay límites en la forma en que se arregla. ¿Y el hombre? Feliz.

Noahs Garden

Ctra. San Juan, km 12,5
+34 971 333 111