Juan y Maribel llevan toda la vida entregados a una pasión común: la radio. La suya es la historia de cómo ese amor y dedicación les llevaron a crear la que hoy es la emisora ibicenca más prestigiosa en el mundo: Ibiza Global Radio.

Juan Tur empezó su carrera en las ondas en 1971 emitiendo desde el campanario de la Iglesia Santa Cruz con Radio Ibiza, la primera emisora local que existió. “Le dabas a un interruptor, al cabo de 5 minutos a otro, luego a otro…todo para llegar a parte de Ibiza ciudad y hasta Jesús, nada más…”. Poco después pasaría a llamarse Radio Popular, escuela de todos los periodistas de Ibiza, gente como Joan Serra, Carles Tur, Concha García Campoy, Toni Clapés, Xicu Lluy…”Era la única que había. Era una radio muy bonita, muy puntera. Ahora está todo muy politizado, echo de menos la independencia”.

Más adelante, ya como Cope y Cadena 100, en el local de la calle Felipe II donde siguen todavía hoy, Juan conoció a Maribel, que iba a estudiar interiorismo, pero tras estrenarse con un programa del instituto, gustó por su voz y sus maneras al director de aquel entonces, que la llamó para sustituir a su amigo José Manuel Piña cuando se iba a estudiar periodismo a Barcelona. Y Maribel se enganchó al medio para toda la vida.

De aquellos primeros tiempos de radio en Ibiza hablan con verdadera pasión no exenta de nostalgia: “Era súper divertido y muy estresante también porque no había tecnología, era todo manual.” Nos cuentan cómo tenían que, literalmente, cortar y empalmar las cintas, cómo se hacían todos los programas en directo y la gran revolución que supuso en su día el spotmaster, que rebobinaba los cartuchos. Cuando se multiplicaba el volumen de publicidad en Navidades, como no les daba tiempo de rebobinar las cintas, recitaban de memoria los textos de los anunciantes para ganar unos segundos y poder cambiar los discos. Otro gran cambio fue el micrófono inalámbrico que les permitía moverse, aunque al principio la gente, que no estaba acostumbraba, les advertía constantemente: “¡Oiga, que se le ha desenchufado el micro!”.

Radio-Tur_Ibiza-Style-009

Ya con Cadena 100 empezaron a introducir la música disco. “El director me decía que estaba loco, que le iban a meter un puro por eso”. Era el principio de los años 80 y nadie creía que fuera a funcionar. “La música electrónica estaba mal vista, se asociaba al vicio…Todavía creo que no se dan cuenta del potencial…”.

El primer paso en su andadura en solitario fue la creación de Radio Exit, con música rock, soul, funky y programación local todo el día. Juan menciona como inspiración a Radio Luxemburg y la famosa “Radio encubierta” Radio Caroline, donde tenía un amigo que le mandaba cintas. Casi enseguida, en 1995 crearon Ibiza Global Radio. “Vimos un mercado brutal. Nadie creía en el ‘chumba chumba’, pero se veía venir el cambio de generación, de pensamiento, y decidimos ir a muerte con eso. Ahora hay muchas, pero Ibiza Global Radio sigue siendo una de las punteras a nivel mundial”. En aquellos primeros tiempos tenían programas hasta en ocho idiomas. Justamente fue el locutor inglés quien le regaló la primera de las cabras que ahora Juan cuida con tanto mimo.

Por sus programas han pasado todos los personajes de visita en Ibiza, aunque recuerdan con especial cariño cuando Maribel consiguió unas declaraciones “robadas” al astronauta Pedro Duque: “nos colamos por el morro para entrevistar a Pedro Duque, porque aquello estaba controladísimo, tenías que pagar, así que lo abordamos y fuimos los únicos de Baleares que lo entrevistaron”. O aquella vez que el cocinero Juan Mari Arzak, al que ensalzan como gran persona y profesional, les llevó unos canapés a la emisora.

Sobre el relevo generacional, muy natural teniendo en cuenta que cuando estaba embarazada Maribel siguió trabajando hasta el último minuto, afirman estar muy orgullosos. Anna, por su parte, explica cómo su padre sigue pendiente de la programación y les llama casi cada día, “es nuestro mejor oyente”.

Ambos afirman echar de menos “las personas, la radio y la libertad que teníamos antes, ahora está todo demasiado condicionado a los ingresos, a la política…ahora es otro tipo de gente, de radio”. Sentados en el porche de su casa payesa de San Rafael, donde ahora llevan una vida más tranquila cultivando un huerto y cuidando las cabras y gallinas, las anécdotas se suceden sin parar, dejando la sensación de que podrías estar durante horas charlando con esta entrañable pareja que va esbozando retazos de una vida extraordinaria que han dedicado juntos a algo que aman de verdad. “Ha sido una vida muy bonita”, resume Maribel.