Si alguien le preguntara hoy a Elaine Groenestein, alta directiva de empresas, si alguna vez ha sido discriminada por ser mujer en Europa central, y además negra, ella se apuntaría la pregunta, pero la pasaría por alto despreocupadamente y respondería a tu siguiente pregunta, algo que agradecerás, olvidando lo que querías saber en primer lugar. En este emocionante encuentro, te presentamos una energía inspiradora que te hará darte cuenta de que hay cuestiones mucho más importantes que la sociedad para hacernos avanzar.

La edad suficiente para sacarme el carné de conducir, dice Elaine desafiante, riéndose a carcajadas cuando le preguntan su edad. Es de mala educación, sí, pero si la vieras te preguntarías lo mismo. Por un lado, Elaine habla con la misma alegría que una adolescente, pero cuando se trata de negocios, tiene la seguridad y elocuencia de un alto directivo internacional. También tiene el don de comunicar temas complejos de forma sencilla, con un entusiasmo contagioso.

Para entender a Elaine hay que remontarse a su historia familiar. “Mi madre nació en una granja de Tanzania, en el monte Kilimanjaro. El clima es muy moderado allí”, dice cuando estoy a punto de preguntarle si allí no hace un frío glacial. “En absoluto. Mamá trabajaba para la Organización Mundial de la Salud, como investigadora de la malaria, es científica. Pero decidió convertirse en cocinera, ser jefa. Es algo que le encanta, le llena, y se quedó con ello. Construyó con mucho éxito su propio negocio de catering y hace poco lo vendió cuando llegó el momento, para seguir un nuevo camino; ahora tiene un bistró”.

Elaine nació en Arnhem y es la mayor de cinco hermanos. “Creo que yo ya estaba en camino cuando llegó mamá”, ambos ríen. “Mi padre era desarrollador de software. En realidad, también era científico, ingeniero como mi madre, pero decidió convertirse en programador”. ¿Programador? “Sí, eso es, Sascha. ¿Acaso no somos todos programadores?”

Honestamente, yo ni siquiera puedo montar un armario de IKEA. Hasta ese punto tengo, como mucho, un semi-talento para ser un programador remotamente útil. Y sin embargo, entiendo la hipotética pregunta, ¿cuánto de programadora hay en Elaine?

“Estaba sentada en mi habitación cuando tenía 12 años y quería una televisión. Mis padres dijeron que no, que lo que había era un ordenador, que de hecho se estropeó en seguida, lo que significaba que tenía que arreglarlo. Así que lo hice yo misma, tuve que entrar en el sistema y averiguar cómo funcionaba, para poder volver a utilizar ese maldito ordenador. Eso fue todo”.

¡Casi seguro que no es habitual a los 12 años! “Por supuesto que no, pero vamos a saltarnos el instituto, ¡lo odiaba!” Quiero saber por qué. “Lo dejé porque no veía la necesidad ni el beneficio de seguir unas normas educativas que no me daban los resultados que esperaba. ¿Por qué iba a perder el tiempo allí?”

¿Le ponían de los nervios los profesores? “No, era el conjunto. Quería aprender, y aprender rápido las cosas que me interesaban. Pero la rutina en el instituto era ir a las ‘tutorías’ (audiciones con los administradores de la escuela) o hacer deportes a los que no les veía sentido. Era en plan, oye, déjame correr, y correré, pero a tope”.

Elaine ha sido de todo en su vida, y ha destacado en todo. Como cazatalentos, directora de una planta de prensado de discos, jefa de un sello musical, restauradora o incluso como investigadora, fabricante y distribuidora de productos alimentarios y cosméticos sostenibles, los cuales ofrece en su Labritja Botanica a clientes como hoteles y restaurantes.

Esta mujer de 41 años está en la plenitud de su vida y lo irradia. “Soy un ángel de los negocios, me gusta ayudar a las startups prometedoras y bien organizadas de la industria femtech y biotecnológica. Pero lo que actualmente me gusta mucho es diseñar casas por mi cuenta, construidas exclusivamente con materiales de la naturaleza de Ibiza. Sabes, en nuestra familia todos son ingenieros, pero yo quiero ser arquitecta, entre muchas otras cosas. Quiero diseñar sin directrices oficiales, sólo hacer lo que me dice mi instinto”.

Cabe destacar también que esta mujer es comisaria de la exposición fotográfica permanente del establecimiento de cinco estrellas Six Senses Ibiza, lo que dice mucho de ella. Sencillamente, puede hacer muchas cosas, y hacerlas muy bien.

Antes de despedirnos, Elaine nos dice con un guiño pícaro: “Aprendiz de todo, maestro de nada”.

Y con una sonrisa triunfal, se marcha a casa. A su casa ibicenca de 650 años, en la calle más antigua de Ibiza, en dirección a Benirràs.

Related Posts