Qué pueden tener en común Elton John, Lenny Kravitz y Sting con Luciano, David Guetta, Tiësto y Fatboy Slim aparte de vivir de y por la música? Pues que los primeros, celebérrimos cantantes, y los segundos, dj’s planetarios, conformarán parejas de baile en el Ibiza 123 Festival, el evento musical que tendrá lugar en la isla el primer fin de semana de julio, también llamado Rocktronic en clara alusión a la fusión de rock y música electrónica que lo define y en virtud de la cual busca y encuentra su valor diferencial y se posicionará en el apretado circuito festivalero. La idea tiene desde luego su gracia y va más allá de ser una mera asociación casual. Ibiza antes de ser meca mundial de la electrónica fue un lugar fetiche para el rock. Ahí están las aventuras y desventuras de Pink Floyd, Led Zeppelin, Freddy Mercury e Ian Dury en Ibiza en las décadas de los 70 y los 80 para confirmarlo. La electrónica, por su parte, en palabras de Pete Tong, “vive su mejor momento desde los noventa y además Ibiza ha influenciado a muchos festivales, así que ya era hora de que la isla tuviese su propio gran festival”.

Lo tendrá y no será un festival de barro y tienda de campaña sino un festival de comodidades y mucha área VIP en torno a un macroescenario sobre el que caída la tarde se pondrá la puesta de sol y que podrá ser visto también desde el mar. El Ibiza 123 tendrá lugar en San Antonio, en una explanada en la zona de Ses Variades cubierta con césped artificial en la que hay previstas tres zonas de conciertos, espacio chill out, restaurantes, mercadillo de artesanía y tiendas de música. Está previsto igualmente que los clubs de Ibiza tengan en el recinto su propia área VIP, desde donde podrán disfrutarse plácidamente los conciertos y djsets, aunque éste es todavía un dato por confirmar.

Ibiza 123 Festival es un proyecto organizado por Live Nation a través del jefe de la multinacional en España, Pino Sagliocco, y colaboran con él los socios del IMS-Summit, entre ellos Danny Whittle y el propio Pete Tong. Live Nation es actualmente la compañía de entertainment más importante del mundo, lo que significa no sólo una garantía de calidad sino también un filón de éxito. La organización espera que alrededor de 75.000 personas pasen por el festival los días 1, 2 y 3 de julio entre las doce del mediodía y las dos de la madrugada. Las entradas ya están a la venta. Un día: 65 euros. Los tres: 150 euros.