Llegó por primera vez aquí de vacaciones en 1989, y fue el trabajo lo que lo trajo de vuelta a la isla a finales de los 90. En ese momento, viajaba por todo el mundo trabajando en eventos musicales con artistas como Underground y Prodigy para diferentes marcas internacionales como Kahlua y Ballantines. Cuando volvía a su casa en el sur de Londres, con su dolorosa escena soul, solía pinchar. El efecto de las vibraciones embriagadoras de fin de siglo de Ibiza fue instantáneo y cambiante: «Recuerdo ir a Amnesia y ver a todo el mundo abrazándose y llorando, con Hill Street Blues tocando al final de la noche. Y pensé, no sé lo que está pasando aquí, pero necesito averiguarlo».

Una vez que le picó la curiosidad decidió mostrar su experiencia como organizador de eventos y así poder ganarse la vida en la isla. Se dio cuenta rápidamente de que no había eventos globales en Ibiza, con la excepción de MTV. El mismo año que estaba buscando para poder trabajar como promotor, la licencia fue revocada, lo que creó una muy mala señal en todas las compañías internacionales que querían organizar un evento aquí. Así que no fue ninguna sorpresa que le llevara algunos años y mucha persuasión antes de conseguir su primer cliente decente, Red Bull, para aventurarse de nuevo en la isla blanca. Después de eso, sus puertas se fueron abriendo lentamente.

17 años más tarde, ir a trabajar en metro es historia. Simeon admite su buena fortuna pues su trabajo le permite trabajar con los mismos clientes y las mismas fiestas locas en cualquier parte del planeta. Sin embargo, es una temporada larga y no es capaz de relajarse verdaderamente hasta noviembre, después de celebrar el último evento de la empresa, Halloween. Durante el invierno se centra en sus hijos, que van al colegio aquí, y en los viajes cortos de snowboard, las escapadas urbanas y los períodos en Asia. En su mente, no hay duda de que Ibiza es ahora su hogar. Hay demasiadas cosas sobre el estilo de vida de la isla como para imaginarse una vuelta a la gran ciudad en cualquier momento pronto. A pesar de las dificultades, la vida en Ibiza en 2017 es mejor en muchos sentidos: más profesional, más empresarial, con muchos restaurantes más agradables y mejores servicios públicos. Como bien recuerda Simeon, «Cuando tuvimos Internet por primera vez, Telefónica puso algo así como un semáforo en la pared, con tres luces, y cuando se ponía de color ámbar, tenías que prepararte y ya podías usarlo. ¡Era una locura!»

Entonces, ¿cómo un veterano de los clubs consigue hacer malabares entre la vida familiar y los compromisos de trabajo en medio de toda la locura de la temporada alta en Ibiza? «No estoy seguro de haber escapado de la locura del verano, para ser honesto. Me encanta el caos; vivo con adrenalina. Así que en realidad, me adapto a este estilo de vida perfectamente».

Describa SU Ibiza en cinco palabras solamente

«Emocionante, frustrante, intensa, caliente y gratificante»