Cuando el fundador de Kodak, George Eastman, prometió hace más de 120 años: “Tú aprietas el botón, nosotros hacemos el resto”, todo el mundo empezó a tener acceso a la fotografía. Una historia de éxito.

Steve Jobs completó esta historia con el desarrollo del smartphone: Tú aprietas el botón, sin descanso.

La fotografía como medio de comunicación se ha vuelto más rápida e incluso más potente que la escritura. Desde el smartphone, todos convivimos con una avalancha de imágenes de proporciones indescriptibles. Se dice que el tiempo de visualización de una imagen es más corto que su tiempo de exposición.

El diseñador fotográfico Norbert Tölle intenta escapar de la arbitrariedad de la foto digital, indagando fuera del espectro de la luz visible. En el extremo inferior de nuestro espectro, la luz visible se convierte en calor. Es la gama de infrarrojos. Esta luz es invisible para nuestros ojos y teléfonos móviles, pero hay películas que son sensibles a ella. Se han utilizado en reconocimiento militar para fotografía aérea, entre otras cosas. La adquisición es complicada, el material está en depósitos y suele estar décadas amontonado. A menudo presenta daños térmicos, hongos u otros daños que son visibles después y se incorporan deliberadamente a la imagen. El grano de la película es como el ruido y el crujido de un disco de vinilo.
Norbert Tölle enrolla esta película infrarroja, de 70 mm de ancho, perforada por ambas caras (el formato es bien conocido por los aficionados al cine), en cartuchos desarrollados por la Nasa para el alunizaje. Por lo tanto, como cámara, sólo se plantea la misma que también documentó las visitas a la luna hace unos 50 años, “la reina de las cámaras”, una Hasselblad 6×6.

La luz mágica de Ibiza es perfecta para este tipo de fotografía.
El luminoso y singular paisaje de Ibiza se reproduce en la radiación de calor, invisible para nosotros, pero que se puede sentir. Cuanto más calor emiten los objetos, más brillantes aparecen: el verde vivo es brillante, el verde muerto es oscuro; el cielo azul es negro, las nubes muy blancas.
El objetivo de la cámara debe bloquearse con un filtro negro opaco (IR-720nm) para excluir la luz visible, lo que da lugar a largos tiempos de exposición y hace necesario un trípode.
Esta lentitud obliga a un examen creativo concienzudo del tema e impide un número ilimitado de variaciones de la imagen; la toma tiene que ser perfecta.

Piezas únicas de un proceso largo y pausado.
Al final del día, todavía no hay nada que ver porque se tiene un negativo en blanco y negro que aún hay que revelar y ampliar.  Estas películas, pensadas originalmente para el ejército, tienen una nitidez de imagen extrema. Utilizan el potencial del objetivo hasta el límite. Lamentablemente, en el pasado no había películas de esta calidad en el mercado, por eso es sorprendente que, en términos de nitidez de los detalles, estas fotos puedan rivalizar con los modernos archivos digitales de 50 MP. Pero también el aspecto especial de la foto analógica “real” es incomparable.
En el siguiente paso, las verdaderas impresiones en plata de bromuro no se procesan en la máquina, sino que la solución reveladora se aplica manualmente al papel fotográfico con una esponja. De ahí los característicos bordes de la imagen, el papel se ennegrece sólo donde ha sido humedecido. Luego se fija, se humedece y se seca, el procedimiento habitual en fotografía analógica.

Norbert Tölle se ve a sí mismo sólo al principio de una larga serie de fotos infrarrojas de exploración fotográfica de esta hermosa isla.

Related Posts

  • Published On: agosto 3rd, 2017|Categories: Fotografía|
  • Published On: enero 27th, 2013|Categories: Fotografía|
  • Published On: agosto 31st, 2009|Categories: Fotografía|
  • Published On: marzo 6th, 2008|Categories: Fotografía|