El equipo de Ibiza Style eligió para su cena anual un lugar muy especial y lleno de encanto que en los últimos años se ha convertido en uno de esos secretos a voces que no salen en las guías, uno de los restaurantes preferidos por los residentes en la isla.

Seguro que has pasado delante un montón de veces, pero quizás, si no te ha llevado alguien “que sabe” no te hayas parado a comer allí, porque La Taverna no es un local que llame especialmente la atención a primera vista por su ubicación justo en la carretera de San José. Sin embargo, ese tándem poderoso que forman Dolly y Tommy, sus dueños, ha conseguido crear, pese a las limitaciones del local, un restaurante lleno de encanto con todo el sabor de las tradicionales trattorias italianas donde disfrutar una gastronomía mediterránea de base italiana y toques internacionales de la máxima calidad a unos precios absolutamente insuperables. Una cocina y un servicio hechos desde el corazón.

Tommy y Dolly son pareja y desde que abrieron La Taverna hace cuatro temporadas cada uno se ocupa de forma magistral de uno de los aspectos del restaurante: Dolly repartiendo encanto y simpatía atendidendo las mesas y haciendo que el cliente se sienta como en casa, y Tommy encargándose él solo de todos los aspectos de una cocina en la que vuelca su enorme creatividad y sus ganas de experimentar y divertirse haciendo algo que le apasiona. Cada día, de lunes a sábado, Tommy va a hacer la compra para elaborar el menú diario en función de los productos frescos que encuentra y de sus ganas de probar nuevas combinaciones. No sigue recetas, sino que siempre cambia algo en sus platos, lo que hace que muchos clientes acudan cada día a disfrutar de esos increíbles menús caseros por tan sólo 11 euros: “tengo muchos clientes que ya son amigos, me dejan media nómina”, comenta Dolly riendo.

Inquieto autodidacta, resulta increíble conocer que Tommy, aunque sí tiene bastante experiencia trabajando en los fogones de restaurantes conocidos como Pacha, Sacca o la Trattoria del Mar, no ha estudiado en ninguna escuela de gastronomía, sino que su talento procede de su amor por la cocina y una permanente curiosidad que le hace leer e investigar por su cuenta para perfeccionar su arte. Pura cocina emocional cuyo germen podría estar en el Forno que gestionaban sus abuelos en Italia y en las enseñanzas de su madre, con la que empezó a cocinar desde los 5 años.

Este invierno La Taverna sigue abierta cada día menos el domingo, ofreciendo menús a mediodía y cenas a la carta los jueves, viernes y sábados y Dolly nos adelanta que les gustaría volver a organizar los sábados por la noche, como el invierno pasado, cenas temáticas con menú degustación de diferentes regiones italianas o quizás también de otros lugares del mundo, con platos maridados con vinos de la zona que te permitirán probar exquisiteces culinarias poco habituales en la isla.

Preguntados sobre si se han planteado, en vista del éxito, cambiar a otro lugar más grande o con una ubicación mejor, responden que prefieren seguir como hasta ahora, funcionando con el boca a boca y gestionando este pequeño local sin las complicaciones de personal y gastos que puede acarrear un espacio mayor. Sin ir más lejos, dejaron de hacer pizzas y pan casero por la dificultad de encontrar una persona que lo gestionara con el nivel de calidad que exigen en todo lo que hacen.

Si te acercas a disfrutar de esa grata experiencia que supone comer en La Taverna no puedes dejar de probar platos como su increíble ceviche, preparado de una forma muy particular con tomatitos secos sicilianos que elabora la madre de Tommy, una parmigiana que Dolly afirma que encanta incluso a quienes no son amantes de la berenjena, los tradicionales arancini sicilianos, o los platos elaborados con trufa fresca traída desde Italia, la nueva pasión culinaria de Tommy que presenta en preparaciones exquisitas como torteloni, fetuccini o huevos rotos.

En la divertida velada que el equipo de Ibiza Style disfrutó en la terraza de La Taverna, animada por la excelente música y carismática presencia de Scott Gray y Mandy de Melon Bomb, el equipo degustó, además de los platos comentados, un sabroso provolone, una fresca ensalada con exquisita burrata italiana, un plato de fregola, pasta típica de Cerdeña, con frutti di mare y unos originales ñoqui con manzana y speck, culminando con una degustación de los increíbles postres caseros que ofrece el restaurante, algunos elaborados por la madre de Tommy como el imprescindible cannolo siciliano con ricota o el salami de chocolate, y finalizando esta noche mágica con unos fabulosos gintonic premium.

En cualquier caso, si te acercas a La Taverna olvídate de las prisas, aquí se viene a disfrutar del cariño de Dolly y de una cocina exquisita y creativa por un precio que no encontrarás en ningún otro lugar.

Osteria La Taverna

Carretera d'Ibiza a San Jose, Km 1,1
Sa Carroca
+34 971 303 221