Pepe Roselló afronta la última temporada al frente de Space Ibiza de forma serena, siempre haciendo gala de su buen talante y sus formas exquisitas. Pero a pesar de la serenidad y la templanza, Roselló vive uno de los momentos más agridulces de su trayectoria. La tristeza de poner fin a un proyecto tan emblemático converge con la energía y la ilusión de hacer de ésta una temporada memorable. «Mi mayor deseo es que vivamos un verano para recordar, sobre todo después de estos 27 años que han sido mágicos. La historia de Space ha de quedar impresa en la memoria colectiva», asegura Roselló.

La multipremiada discoteca de Platja d’en Bossa pondrá el próximo 2 de Octubre el punto y final a 27 años de trayectoria. 27 veranos haciendo feliz a la gente. 27 temporadas de fiestas memorables con los mejores DJ’s del mundo. Era un cuento de hadas que parecía no tener final. «Nunca hubiera imaginado esta situación. Para mí no había final, y esa es la frustración que siento», confiesa Roselló. Su intención era seguir adelante con Space y renovar el contrato de arrendamiento de los terrenos propiedad del Grupo Empresas Matutes. «Pero hace tiempo que se bloqueó la comunicación entre nosotros y las intenciones se torcieron. Así de simple», sostiene.

Una vez más se demuestra que la competencia en Ibiza, en especial entre las discotecas, es feroz. Ahora Ushuaïa (propiedad de Matutes) sigue creciendo, engulle la infraestructura de Space, que reconvertirá en un club nocturno complementario, Ushuaïa Night, y consigue sacar fuera del tablero a su principal competidor. «Una cosa es la competencia entre discotecas y otra cosa es la competencia de un hotel con una discoteca al aire libre en su interior», puntualiza Roselló. «Ushuaïa tiene licencia para funcionar como hotel, y como actividad secundaria se le permite realizar fiestas al aire libre. Pero la realidad es que en el interior del recinto se congregan a diario muchas personas para disfrutar de un espectáculo público que nada tiene que ver con la actividad de un hotel. Es muy difícil competir contra un gigante de estas características, sobre todo porque ellos pagan un 10% de IVA y nosotros el 21%. Yo pregunto: ¿Es discoteca o es hotel? Evidentemente lo que pasa dentro de Ushuaïa cuando hay baile y espectáculo debería ser considerado igual que nosotros. La actividad de Ushuaïa ha desequilibrado el sistema de ocio de la isla y debería regularse, de lo contrario traerá consecuencias pésimas para Ibiza», argumenta Roselló. “El comportamiento comercial de Ushuaïa, que absorbe al gran público a primeras horas de la tarde hasta las 12 de la noche, ha desestabilizado completamente el mercado del ocio de la isla. Los políticos parece que no se dan cuenta del gran daño y las graves consecuencias que se derivan del desplazamiento económico que se produce en el mercado de la isla entera. Grandes eventos y grandes artistas, a primeras horas de la tarde y al aire libre, que se realizan sin regulación ni reglamento específico en el conflicto que vive la isla desde hace ya cinco años.”

Pepe-Rosello_Ibiiza-Style-001

El futuro de Space Ibiza

Sea como sea, la permanencia en Platja d’en Bossa es ya una batalla perdida. Hace ya un tiempo desde Space aseguraban que estaban buscando un emplazamiento para un nuevo proyecto en la isla. Pero lo cierto es que ya hay uno en marcha: Un hotel con discoteca en San Antonio. «Es una idea que empezó a desarrollarse hace dos años. Hay unos terrenos libres al lado del Hotel Bahía, en los que hemos diseñado un proyecto arquitectónico magnífico. Este proyecto aportaría a San Antonio unas instalaciones nuevas y una mejora de la oferta turística. El Hotel Space sería un gran reclamo para que la gente fuera de vacaciones a esa parte de la isla. De momento este proyecto está paralizado, incomprensiblemente, por  parte del Ayuntamiento de San Antonio, aunque espero que pronto encontremos una vía de actuación».

Así pues, este proyecto puede significar la nueva era de Space en Ibiza. Una era en la que de nuevo se vería involucrado su mayor embajador: Carl Cox. El DJ británico fue el que anunció en una entrevista en Octubre pasado que éste sería su último año en Space. Con sus declaraciones comenzaron a circular un montón de especulaciones. Su futuro en Ibiza era una incógnita… Hasta ahora. «Hemos hablado, y nuestro deseo es seguir trabajando juntos en el proyecto que acabo de mencionar. Carl Cox ha estado 15 años de residente en Space y me ha demostrado su lealtad y el amor y el respecto hacia su público. Para mí es algo más que un gran DJ y un amigo, es un embajador turístico de Ibiza. Él ama Ibiza. Lo tenemos aquí y seguirá aquí. Ibiza es parte de su vida y es su proyecto de futuro. Tiene ideas y proyectos en marcha que compaginará con su vida en Australia», asegura Roselló.

Pepe-Rosello_Ibiiza-Style-002

Pese a todo, un final feliz

Ya habrá tiempo de hablar de la nueva era de Space. Dejemos que se desarrollen los acontecimientos. Ahora es momento de resaltar los hitos de su historia. Si vuelve la vista atrás, Roselló tiene claro qué ha sido lo más destacado: «La imagen más fresca y más dulce que tengo son las mañanas en la Terraza de Space. Esas mañanas en las que de ocho a diez servíamos desayunos: croissants, bocadillos de jamón con queso, café con leche… Y después comenzaba la música. Se juntaba la gente que salía de la discoteca, con otros que venían frescos, turistas recién llegados del aeropuerto… ¡Era mágico! Ese contraste de personajes, de miradas de complicidad y de alegría, era alucinante. No lo podré olvidar jamás», sentencia.

A principios de verano, el IMS dedicó su Legends Dinner a Pepe Roselló por su contribución al mundo de la música de baile. Pete Tong le presentó como «El hombre que inventó el after hours». Y lo cierto es que además de innovar ofreciendo fiestas matinales, Roselló también se ha ganado la popularidad y el cariño de los clubbers por sus célebres apariciones en la cabina del DJ o su postura con los VIP. «Nunca he estado a favor de colocar a los VIP en lugares diferentes al resto del público», asegura.

Pepe ha pisado pista durante los 27 años de vida de Space y los premios no han sido una casualidad. «La creatividad es resultante de la observación de las necesidades del público. El público te está diciendo constantemente qué quiere, es el guía de mi comportamiento profesional. Y has de trabajar siempre para darles lo mejor», reflexiona.

Ésta sería la ocasión perfecta para jubilarse, pero Pepe Roselló es un completo apasionado de la música y de su trabajo… Y no lo va a hacer. «Ahora tengo que abrir una nueva ventana en mi vida, y espero gozar de la salud y la fuerza suficientes para poder realizar mis nuevos objetivos. Una nueva ventana, con un nuevo espíritu…».

O lo que es lo mismo: Un nuevo Space, con un nuevo espíritu.

Todo apunta a que la leyenda continuará viva.