Alberto Dubois es la “Pura Vida” personificada, un corazón con piernas, dirían algunos. Al conocerlo, inmediatamente sientes que os conocéis desde siempre, vibraciones positivas todo el tiempo. En este mundo de  los 15 minutos de fama en las redes sociales, llama la atención que todo él sea real; su carisma y sus palabras son pura autenticidad. Y no es pretencioso ni arrogante, al contrario, no se considera importante, aunque lo sea, y mucho, para personas muy influyentes que le confían negociaciones críticas en las que están en juego sumas astronómicas. Porque la autenticidad y la empatía naturales combinadas con una ingeniosa visión de los negocios son tan raras de encontrar como un disco de David Guetta en una sesión de Richie Hawtin.

Esta empatía, otorgada por el universo, allanó el éxito imprevisto de Alberto, impulsado gracias a la intuición. Ha visto a menudo puesta a prueba su integridad, cuando tuvo que elegir entre la lealtad a sus socios o una gran cantidad de dinero. Eligió la tranquilidad y la lealtad, que según él no tiene precio, algo que dice mucho de su personalidad.

Es un hombre que prefiere ser fotografiado en un barco de pesca que en una lancha rápida, porque esta última no le representaría a él, “sólo a mis clientes”, dice. Alberto es capaz de tener una conversación profunda y duradera contigo, mirando a los ojos, con su estilo skater y los pies en la tierra, pero también alternar con estadistas, supermodelos y estrellas de cine.

Dubois es madrileño, nacido en el seno de una dinastía de la industria relojera suiza de La-Chaux-De-Fonds, la parte francófona de Suiza. Su abuelo era relojero, y cuando una de las primeras marcas suizas de relojes de lujo decidió expandirse a España, sus jefes le pidieron al Sr. Dubois que abriera una sucursal en Madrid. Eso fue a principios del siglo XX, así que la familia Dubois se trasladó y ha vivido allí desde entonces. Por eso, Alberto afirma ser “madrileño en todos los aspectos, pero técnicamente suizo, y con el correspondiente pasaporte”, se ríe.

Un anti-nerd, apasionado de la aviación y la astronáutica, un tipo empático y con alma, un imán para la gente y la prueba viviente de que no hace falta ser antisocial para tener altos conocimientos y poder discutir con los mejores científicos del mundo, e inspirarlos incluso. Su mayor deseo fue convertirse en piloto, pero al no poder cumplirlo, decidió omitirlo de su lista de deseos. “Me di cuenta de que veo bastante peor por un ojo que por el otro, así que renuncié al sueño. ¿Qué sentido tiene invertir tiempo en algo irrealizable?”

Algo que, por supuesto, no le impidió sentarse en una cabina con regularidad desde los diecisiete años, “sólo para mirar, o para saltar del avión. Me encanta, pero en modo ‘Automático’, es decir, que el parapente siempre se abre solo, automáticamente. Si lo haces en modo ‘Manual’, necesitas más entrenamiento y, al ir tan rápido, puedes estrellarte contra el suelo si no lo abres a tiempo”, recuerda.

Le digo que es algo que no haría en mi vida, no tengo por qué, a lo que Alberto se ríe y pregunta de dónde soy. Soy croata, nacido también en Suiza, en Thun. Él, por supuesto, conoce la “Puerta del Oberland bernés”. ¿Sigues vinculado a Suiza? Alberto admite: “Voy muy poco. Mi padre iba más a menudo, pero murió. Era ingeniero”.

¿Y mamá Dubois? “Mi madre nació en una familia sólida y bohemia, todos eran artistas y escritores. En los años 20, algunos eran también editores. El padre de mamá inventó los actuales derechos de autor”. ¿LOS derechos de autor?, le pregunto a Alberto. “Sí, en aquella época, la propiedad intelectual, ya fuera una canción, una obra de teatro o similar, se vendía de forma individual. Básicamente, el artista imprimía su licencia/obra en un papel, la persona que otorgaba la licencia lo firmaba y el documento cambiaba de manos, incluido el propietario, que era el único que poseía los derechos en todo el mundo. Desde la implantación de los derechos de autor tal y como los conocemos hoy en día, el artista obtiene todo tipo de derechos como los royalties, etc., que las autoridades competentes controlan en todo el mundo”.

¿Qué camino siguió Alberto? “Estudié administración de empresas porque me parecía bien y sabía que ésa sería la base de mi carrera; siempre sentí que no pertenecía al lugar donde había nacido, porque siempre me atrajo el mar. No es casual que al terminar la universidad mi primera oferta de trabajo viniera de Palma. Era como analista de negocios para una empresa hotelera. Acepté a pesar de que literalmente no tenía ni idea de lo que me esperaba. Trabajé para el vicepresidente y, como era 1985, tuve que crear un montón de hojas de cálculo. Al analizar la compañía, hice cambios, optimicé los procesos y la adapté al panorama general que había visto desde fuera. Y mejoró, así que mi preocupación por no tener ni idea eran absurda”.

Así comenzó la carrera de Alberto, totalmente basada en la intuición y en la confianza en sus propias habilidades, valores y percepción. Y el vicepresidente Óscar se convirtió en su único compañero de negocios hasta ahora. Dejaron juntos la empresa y se dedicaron a las finanzas. “Me convertí en banquero de inversiones, con un gran ojo para los movimientos del mercado de valores y las mejores oportunidades para mis clientes. Pero me aburrí, así que busqué nuevos negocios, y vi que surgía Internet”. Y también que bajaba en poco tiempo. “Sí, pero nuestra idea era buena. Ningún particular podía permitirse un ordenador propio, pero había una necesidad en el mercado general. Así que creamos una plataforma en la que podías tener, utilizar y operar con todas las funciones del ordenador a distancia teniendo una cuenta con nosotros”. ¿Como AOL? “Sí, luego se convirtió en AOL España”.

Y entonces estalló la burbuja de los “puntocom”. “Sí, estábamos jodidos. Aun así nos ofrecieron mucho dinero para comprar nuestra plataforma, pero Óscar y yo no vendimos. Era una suma de dinero ridículamente alta, pero sólo nos lo ofrecieron a nosotros, no a los inversores, que lo habrían perdido todo. Así que dijimos que preferíamos hundirnos con nuestros inversores antes que dejarlos tirados. ¿Cómo podría volver a dormir tranquilo habiendo hecho eso? Todo lo que haces tiene que ver con el karma. Al final, vendimos los distintos negocios uno a uno por mucho menos dinero, pero al menos nos permitió cubrir pérdidas”.

Alberto ya se había quemado los dedos, pero necesitaba apagar muchos fuegos aun ardiendo en su cabeza, tenía que calmarse. Sólo el mar podía hacerlo, y cuando le llamó un compañero que estaba planeando un viaje en barco para ofrecerle que se uniera, fue justo lo que necesitaba en ese momento: “Cruzar el Atlántico me enseñó que no hay nada que temer. Claro que al estar solo en el océano puede ocurrir una catástrofe personal en cualquier momento, pero si haces lo correcto no pasa nada. Temer lo inesperado es desperdiciar tu vida, tienes que confiar en ti mismo y en tus amigos, ya que eres responsable de sus vidas cuando están dormidos. No hay nada más grande que conseguir algo juntos y compartir experiencias”.

Suena lógico, pero también duro: ¿realmente nunca tuviste miedo? “No, porque estaba seguro de que, si me embarcaba en esta aventura, la felicidad y la satisfacción me esperarían al otro lado del miedo. No hay que tener miedo de lanzarse a lo desconocido cuando tu instinto y tu corazón te lo digan. Todo saldrá bien. Fíjate en nosotros: al final llegamos a Santa Lucía, en un viaje que nunca olvidaremos”.

¿Qué es lo que permanecerá en su mente para siempre? “Me sentí infinitamente feliz, saludable y libre, contemplé este hermoso planeta, su increíble naturaleza, experimenté el poder del universo, día y noche. Y tuve la visión de que las cosas que veo y la forma en que las veo están ahí para transmitirlas a mis semejantes. Por eso me involucré en el futuro del bienestar, la sostenibilidad y la educación, combinados con elementos de ocio.  Ibiza me parece el lugar ideal para ello. La isla me llamó, vine y experimenté un amor incondicional que quiero devolver”.

Dice Alberto Dubois que tiene una capacidad de visión biológicamente limitada, pero vio más que un piloto. Y se convirtió en uno de los visionarios y consultores más solicitados por las principales corporaciones internacionales, navegando sus barcos con seguridad hasta cualquier puerto del mundo a través de las aguas más tormentosas.

 

 

Related Posts

  • Published On: octubre 22nd, 2022|Categories: Gente|
  • Published On: octubre 19th, 2022|Categories: Gente|
  • Published On: octubre 5th, 2022|Categories: Gente|
  • Published On: octubre 5th, 2022|Categories: Gente|
  • Published On: agosto 25th, 2022|Categories: Gente|