Fue hace 10 años cuando los viejos amigos Guy Laliberté, fundador del mundialmente famoso Cirque du Soleil, y los extraordinarios chefs catalanes Ferrán y Albert Adrià, concibieron la idea de hacer algo verdaderamente original juntos en Ibiza. Ahora, su increíble creación, Heart, compuesta por arte, gastronomía y música en partes iguales, se ha hecho realidad.

Situado en lo que fue el restaurante del casino de Ibiza, Jackpot, Heart se encuentra en pleno centro de la milla de oro de la isla. Es un lugar ideal para los hermanos, que buscaban algo cerca de Barcelona, así como el gran empresario de circo y residente devoto en Ibiza, Guy Laliberté. Teniendo en cuenta sus antecedentes, se podría esperar alta cocina y espectáculos acrobáticos impresionantes, pero por el contrario, lo que realmente les unió fue su objetivo de hacer algo completamente diferente: algo donde el arte y la interpretación fueran la principal fuente de inspiración para la comida, y donde el público se animara y quedara sorprendido. «Queremos que la gente piense y hable. Este es un laboratorio de ideas», añade el locuaz especialista en eventos y copropietario vasco, Busturia.

heart-ibiza-style-006

Musicalmente hablando, las tres grandes noches de Heart son los martes con «Heart Factory», los jueves con «Boho» y los domingos con «Acid Sundays», bajo el patrocinio del maestro berlinés DJ Acid Pauli. Heart Factory será un conjunto de actuaciones en directo y música electrónica, como se demostró en su apertura el 30 de junio, que contó con una colaboración innovadora entre el jefe del techno en Ibiza, Sven Väth, y el niño prodigio del piano de renombre mundial, Nils Frahm. La fiesta Boho de los jueves será algo más «underground» con actuaciones en directo, mientras que Acid Sundays tiene todos los ingredientes para ser una fiesta épica de Ibiza: una sinergia de constante evolución, techno de estilo berlinés y un montón de temáticas de todo el mundo. Tras las últimas fiestas Acid Sundays basadas en temas como «viaje al corazón» y «somos la imaginación de nosotros mismos», está claro que Heart promete llevar al límite la cultura de clubs. En las otras noches «estándar», conocidas como eventos Heart Beat, se podrán ver a muchos grupos con talento de Ibiza junto a la banda The Johnny Freelance Experience. Las noches se centrarán en el funk y el soul, y en pasarlo genial.

Arriba, la amplia terraza de Heart de 800m² ofrece a los visitante espléndidas vistas de Dalt Vila, el arte in situ, actuaciones dinámicas que cambian a diario, ritmos baleares, y la oportunidad de pasear entre puestos que ofrecen cocina callejera internacional de primera clase con el inconfundible toque Adrià. Es un espacio acogedor y relajado al aire libre con entrada gratuita (los vales de comida cuestan 80€, bebidas aparte), y parece que va a convertirse en un lugar de parada obligatoria para tomar una copa antes de salir de fiesta. Según Frank Helpin, el encantador director quebequense de hospitalidad, la terraza es «el mercado hippie del futuro». Estamos haciendo algo sumamente experimental; esta colisión entre el arte y la comida está diseñada para sorprender e intrigar al público. Cuando vienes, sientes como si estuvieras entrando en un espacio donde los artistas están constantemente experimentando. Al mismo tiempo, la propia isla es una parte importante pues gran parte de lo que se ve está inspirado en el mundo de Ibiza: sus payesas y pescadores, su flora, incluso sus grafitis».

La clave de este deslumbrante y nuevo espacio diseñado por la gran arquitecta española Patricia Urquiola, es el concepto de arte e interpretación. Los comensales y clubbers se encontrarán rodeados de arte vanguardista de artistas internacionales como Takashi Murakami, Miguel Chevalier, Richard Long, Rafael Lozano-Hemmer y la colectiva londinense UVA, proyecciones interactivas, instalaciones y exposiciones en curso con Ventana Contemporáneo de Ibiza como comisario y Art Projects Ibiza. Además de pintores de vanguardia internacionales y locales, bailarines urbanos, magníficas musas, muralistas, bailarines y coreógrafos contemporáneos. El nombre del lugar no es en vano, y es que Heart está compuesto por las palabras «arte humano». Si este lugar no revoluciona la escena de la isla, francamente, no sé qué lo hará.