Después de más de 20 años trabajando con el potencial humano como jugador de fútbol profesional, entrenador, kinesiólogo y Energista Cuántico, me he dado cuenta de que uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos es cómo confiar en que hemos tomado la decisión correcta y estamos en el camino correcto. Esto conduce a la duda, la fricción y la infelicidad.

En esta época de incertidumbre y división, ¿cómo tomamos decisiones? ¿Cómo sabemos cuál es la verdad y cómo podemos estar seguros de que la verdad que elegimos es objetiva? (Si es una verdad que tenemos que elegir, ¿se convierte en subjetiva por defecto?)

Nos han enseñado a sopesar los pros y los contras, a equilibrar el coste y la recompensa y, sin embargo, pasamos la mayor parte del tiempo repitiendo decisiones pasadas, justificando las espontáneas y lamentando las que habíamos jurado no repetir.

En estos tiempos de exceso de información, desinformación intencionada y saturación general de opiniones, se ha vuelto aún más confuso tomar decisiones, y mucha gente ha optado por seguir simplemente la narrativa popular y que alguien tome las decisiones por ellos; quitarse la responsabilidad de encima y dársela a las autoridades: menos estrés, menos presión.

Luego están los otros, los que desafían todo lo establecido, llegando a conjeturas extremas y fantasiosas que desafían cualquier lógica o incluso verosimilitud. Interesantes, estimulantes, incluso aterradoras, pero aún así, no son la verdad objetiva.

En un mundo más educado e informado, parece que tomamos menos y peores decisiones usando la lógica.

A menudo se dice que tomamos las decisiones desde las tripas o el corazón y luego tratamos de justificarlas con la lógica. Sin embargo, ninguna de ellas conecta los puntos de forma concluyente, ninguna da la total confianza y paz interior que debería dar la VERDAD.

Incluso hay libros con títulos grandilocuentes como “La verdad os hará libres” pero, ¿qué es la verdad? Mucha gente Piensa y opina, y estas opiniones y pensamientos provienen de informaciones y conclusiones que han sacado de diferentes fuentes. Un pensamiento es una idea de lo que podría ser, no algo definitivo.

Algunas personas Creen lo que otros han pensado y compartido con total convicción y lo asumen sin cuestionarlo, analizarlo o rebatirlo. Las autoridades dicen que es así, por lo tanto, debe ser así. Y es que un pensamiento repetido suficientes veces se convierte en una verdad. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando otra autoridad igual o más cualificada dice algo diferente?
Añade demasiadas variables a “la verdad”.

Así que, naturalmente, elegimos desacreditar a algunos y aceptar la narrativa que mejor encaja en nuestra vida y causa el menor cambio posible. Y por supuesto, lo hacemos inconscientemente para preservar nuestra cordura.

Después, tenemos “la ciencia”. ¿Qué es la ciencia? ¿Qué es el método científico? En pocas palabras, es una idea o teoría que se pone a prueba y cuyo resultado se confirma. Cualquiera puede repetir esta prueba utilizando exactamente el mismo proceso, lo que significa que cada paso y cada variable deben ser registrados meticulosamente.

El principal problema de este método es que no se puede tener todo en cuenta todo el tiempo, y que estamos limitados a lo que nuestros sentidos pueden captar, así como a la eficacia de las herramientas de observación y medición actualmente disponibles.

Naturalmente, no todos somos científicos, no nos han enseñado a hacer pruebas ni tenemos el equipo necesario para ello.

En caso de enfermedad, acudimos a los médicos y especialistas que tienen los conocimientos y las máquinas para medir y escanear como no podríamos hacer con nuestros sentidos. Después prescriben medicamentos u operaciones en función de lo que han “visto”.

Pero, ¿qué pasa con lo que no pueden ver con sus máquinas? ¿Qué hacían los humanos antes de la medicina y las máquinas?

Todos tenemos una cualidad asombrosa, heredada de nuestro cerebro reptiliano: nuestro instinto de supervivencia, nuestra intuición sobre lo que nos mantendrá a salvo y lo que nos llevará a la muerte.

Este “sentimiento” interno es lo que constituye la base del bien y del mal en nuestra toma de decisiones. Cuando se les da a los animales una comida que no es buena, la olfatean y se van por otro lado. Hemos sobrevivido durante milenios gracias a este mecanismo de supervivencia y tenemos la ventaja añadida de la memoria, la imaginación, la cognición, el lenguaje y la empatía gracias al neocórtex que nos ha regalado nuestro cerebro de mamífero.

Aquí es donde tenemos una ventaja, pero también un problema. Al pensar y creer, podemos anular y desconectar este antiguo sentido instintivo. Le damos más importancia a una teoría o a una creencia que a nuestras sensaciones.

Esto nos lleva a hacer cosas totalmente lógicas, pero perjudiciales para nosotros mismos. Aquí es donde aparece la disonancia cognitiva: pensamos una cosa, sentimos otra y hacemos o decimos cosas que no tienen ningún sentido.

Para utilizar todas nuestras facultades de forma positiva, hay que conectar estas dos partes conflictivas de nuestro ser de forma armoniosa y alineada: conectar el sentimiento subconsciente de nuestro cuerpo con la conciencia de nuestra mente. Esto es el Superconsciente, donde los pensamientos y los sentimientos son considerados a la vez, sin dejar fuera a ninguno de los dos.

Aquí es donde nuestros pensamientos y sentimientos están alineados y donde, sin duda, conectamos con nuestra verdad. Podemos preguntar con nuestra mente pensante y recibir la respuesta desde nuestro cuerpo que siente. Por ejemplo, podemos preguntar “¿es buena esta manzana para mí?” y en lugar de ir directamente al programa automático de “¡claro que es buena para mí! Una manzana al día mantiene al doctor en la lejanía”, esperamos a “sentir” la respuesta de nuestro cuerpo. ¿Parece que nuestro cuerpo se suaviza y se abre, o se endurece y se tensa?

Aquí es donde ocurre la magia y podemos sentir físicamente si esta manzana en particular es buena para nosotros ahora. Se convierte en algo totalmente subjetivo en el aquí y ahora.

Esto es lo que significan las Decisiones Cuánticas, acceder al Superconsciente para encontrar nuestra propia Verdad personal, lo que es bueno para nosotros en este momento. Esta herramienta hace que la toma de decisiones sea un proceso fácil y divertido que puede sorprendernos con respuestas inesperadas que se vuelven más claras y rápidas con la práctica.

¡Que conozcas tu verdad y decidas con facilidad, Ibiza Style!

Related Posts

  • Published On: mayo 5th, 2009|Categories: Salud y bienestar|
  • Published On: marzo 6th, 2009|Categories: Salud y bienestar|
  • Published On: marzo 6th, 2008|Categories: Salud y bienestar|