Siempre me ha fascinado el mar de Ibiza, desde el día en que mi padre acuñó la frase: “El mar brillaba como una botella de ginebra derretida”. Mientras yo recogía cangrejos ermitaños en las piscinas poco profundas calentadas por el sol de Cala Comte, sus ojos se posaban más allá en las brillantes y azules profundidades, mientras bebía una cerveza del chiringuito que antaño servía huevos con patatas fritas, donde ahora se encuentra Sunset Ashram.

Cuando me mudé a Sant Miquel 30 años después y empecé a formarme en Reiki, abrí la futura puerta de entrada a una visión que me arrastró al interior de sus enclaves curativos. Me perdí en esas aguas lejanas, inmersa en las tonalidades ondulantes, los azules profundos, los verdes acuáticos, los jades brillantes, los rosas y las ondas lilas con crestas de diamantes deslumbrantes, siempre rodando en mi camino, calmando mi sistema nervioso y adormeciéndome en un estado de relajación similar al trance.

Portixol me deja sin aliento, me fascina la luz que juega en la bahía de la laguna, las ondas doradas bañadas por el sol en un vasto y brillante estanque de belleza. Las iniciaciones chamánicas y mi amor por el tarot me llevaron a trabajar con todos los elementos y a leer las señales de la naturaleza, mientras mirar al mar se convertía en una práctica diaria, respirando con gratitud esa luz, invitando al agua a rodar a través de mí, limpiando, depurando y purificando mi campo energético.

Si quieres profundizar más, mis terapeutas corporales acuáticos favoritos, Noam Feinberg o Roger White, te brindarán todo el apoyo emocional y físico en una piscina similar a un útero, con la luz del sol entrando y saliendo. El agua a 35 grados proporciona la sensación de no ser muy consciente de dónde empieza el cuerpo y termina el agua; una relajación completa y una sensación de estar abrazado que no se pueden describir. Esta experiencia privada tiene una energía diferente a la de las sesiones en el mar de Aguahara.

Noam y Roger son también doulas y trabajan con mujeres embarazadas, parejas, enfermedades como la fibromialgia, problemas de espalda y la curación de traumas profundos. “Tener la intención adecuada es lo más importante, porque si no confías en el terapeuta, la experiencia no será satisfactoria”, dice Roger, cuya hermosa energía permite que las mujeres que han sufrido abusos se sientan seguras en sus manos.

El amor de Noam por el agua la llevó a la natación profesional, mientras que Roger se formó en Shiatsu acuático tras pasar del diseño de interiores al masaje ayurvédico de tejido profundo. Creó la primera piscina terapéutica construida a medida en Goa, fundó una asociación de Watsu en Ibiza e hizo más de 40 cursos ella misma, ¡además, es la mejor terapeuta!

El Watsu comenzó en América hace unos 45 años, tratando cuestiones más físicas en la superficie del agua, pero las terapias de Noam y Roger evolucionaron junto con la Danza Acuática de Alemania y también pueden llevarte bajo el agua con una pinza para la nariz. Cada sesión se basa en las necesidades del cliente, y, cómo pueden surgir recuerdos y emociones, a diferencia de una breve sesión de spa, el énfasis se pone en permitir esa experiencia única y en apoyarte a través de ella.

El agua fue lo primero que hizo brotar la voz de mi alma, con perlas de sabiduría y ayuda desde una perspectiva más elevada, ya que la energía femenina, regeneradora y limpiadora del agua es también de intuición, curación y espiritualidad. Te ayuda a conectar con los reinos superiores de la conciencia, con tu yo superior o alma, o como sea que llames a ese aspecto tuyo que sabe lo que es mejor, compartiendo corazonadas intuitivas y llamándote a lo largo de tu camino evolutivo.

Conectar con el agua es muy útil para liberar viejos patrones, creencias y traumas, limpiando la vieja energía que te impide entrar en la nueva. La carta de la Estrella del Tarot generalmente muestra a una doncella en un estanque bajo un cielo estrellado y representa la paz, la serenidad y la compasión, invitándote a centrarte en la calma después de la tormenta de estos tiempos caóticos, mientras la nueva Tierra se levanta de las cenizas de la vieja.

Hace poco descubrí que la mágica energía iridiscente de la luz sobre el agua se llama Salacia, del planeta enano descubierto en 2004 en el Cinturón de Kuiper. En el mito romano, Salacia es la ninfa marina consorte de Neptuno, la diosa sirena de los océanos. La astróloga Pam Gregory cita la investigación de Kelly Hunter sobre las energías que traen estos planetas; de naturaleza regenerativa, creativa y cuántica, que nos muestran cómo construir la Nueva Tierra. No mediante el empuje y la planificación tridimensional, sino siguiendo la intuición, centrándose en una intención clara, actuando según la guía y confiando plenamente. El posicionamiento actual de estos planetas señala que estamos listos para este nuevo nivel de conciencia.

Así que, tanto si te sumerges mentalmente en las aguas curativas de Ibiza para vivir una experiencia espiritual, como si te das un baño purificador en sus profundidades aguamarina o te relajas y te liberas durante una completa terapia acuática, te invito a sumergirte y a centrarte en imaginar la persona que quieres ser en el mundo en el que quieres vivir.

Related Posts