2017 es algo así como un hito para Rachel Parsons, ya que celebra su vigésimo año de vida, amor y trabajo en la isla, además dice que ha sido un viaje increíble, lleno de altibajos.

Nunca antes había visitado la isla, pero sintió que debía mudarse tras una conversación por casualidad con Sean Pertwee en Londres, que le habló acerca del colegio Morna Valley, y su propia experiencia de crecer en esta despreocupada isla bohemia.

En búsqueda de un nuevo comienzo tras la repentina muerte de su mejor amiga, vino a Ibiza en busca de una vida mejor para sus dos hijas y la hija de su amiga, a la que adoptó después del fallecimiento. Recuerda su llegada, tres hijas a cuestas, oscuridad, y luego despertar a la mañana siguiente en esta casa maravillosa en la cima de la montaña, pensando que había encontrado el cielo.

Rachel, originalmente de Bristol, creció escuchando el Wild Bunch en el legendario Dug Out a partir de los 13 años, y se encontró inmersa en el mundo de la moda desde temprana edad, trabajando en Londres junto a algunos de los diseñadores más icónicos e inspiradores de la industria como Vivienne Westwood, Bella Freud y Michael Kopelman de Gimme 5.

Irónicamente, pensó que al huir a esta pequeña isla, estaba dejando atrás el mundo de la moda. Recuerda la lucha que pasó que en sus primeros años en la isla para ganar dinero, pero estaba decidida a que sus hijos disfrutaran de la vida campestre despreocupada y de tener una buena educación, a pesar de trabajar incansablemente en varios puestos.

Sin embargo, el punto de inflexión en su carrera fue conocer a Víctor Guasch, dueño de Atzarò, que en ese momento estaba disfrutando de su segundo año de éxito. Le dio la oportunidad de trabajar con la comunidad inglesa en la isla para crear RRPP para Atzarò, y de aquí, nació una sociedad ideal.

La pasión de Victor por la cultura y el arte, y su actitud de mente abierta para combinar la tradición rústica del bello hotel con la moda, el arte y la música de vanguardia, es lo que le ha permitido transformar Atzarò en el centro de la cultura que todos conocemos hoy.

Un comentario casual de Rachel a Víctor de que los jardines de Atzarò serían el lugar perfecto para llevar a cabo un desfile de moda llevó a su aprobación instantánea, entregando a Rachel el control creativo completo, y así fue como volvió de nuevo al embriagador mundo de la moda. Su talento innato para reunir y reconocer el talento tanto de diseñadores locales como internacionales ha llevado a Atzarò a ser un verdadero pionero de la moda en Ibiza y a disfrutar de 8 años de espectaculares desfiles de moda.

Los escritos de Nichrien Diashonin han ayudado a Rachel a convertir el canto en una parte integral de su vida mientras pasaba por momentos difíciles, incluyendo el cáncer de pecho, gracias también al cuidado del hospital Can Misses. Así pues el ritual diario de cantar Nam-myoho-renge-kyo le permite ser la mejor persona que pueda ser. Canta para liberar cualquier energía negativa antes de entrar en el mundo cada día, para crear valor en Atzarò, para la felicidad del personal, y para asumir la responsabilidad de su propia vida.

Así que, a medida que entra en su segunda década en la isla, ¿qué le depara el futuro a Rachel Parsons? Dice que está encantada de que sus tres hijas sigan desarrollando sus vidas, su alegría de convertirse en abuela este año y su anticipación y emoción al comenzar el próximo capítulo de su vida, con grandes esperanzas y sueños tanto para ella como para Atzarò. Estamos seguros de que el futuro de Rachel será más que brillante a medida que su estrella siga brillando.

Rachel-Parsons_Ibiza-Style-003