Noelle Politiek de joven quería ser monja, pero una vez en el monasterio, echaba de menos la humanidad, la empatía y la honestidad, que chocaban con su espiritualidad personal. Así que a los 12 años, decidió salir rápidamente del adoctrinamiento y emprender un camino inusual que la llevaría a convertirse en una magnate inmobiliaria. En este artículo en exclusiva, repasa junto a la revista Ibiza Style sus treinta años de vida en la isla blanca, a la que llegó por casualidad. Pero empecemos por el principio.

Hola Noelle, muchas gracias por tu tiempo.
De nada, Sasha.

Tú eres de Holanda, tus padres son del sudeste asiático.
Indondesia, para ser exactos. Nací cuando estaban en Heerlen, pero nadie lo sabe. (Risas)
En la provincia de Limburgo, a cinco kilómetros de Maastricht.

¿Cómo fue crecer allí?
Genial. Tenía seis hermanos.

¿Eras la más joven?
Durante mucho tiempo, sí, hasta que nació mi hermana pequeña cinco años después. Lo pasamos muy bien y yo era una niña mimada.

Lo que no siempre termina bien.
Para mí sí. (Risas)

¿Tuviste que aprender a luchar por lo que querías desde el principio? Me refiero a que la competencia sería dura.
No, en absoluto. Siempre íbamos en pareja, dos de una edad similar, y más o menos compartíamos la vida del otro. Conmigo iba mi hermano, así que yo tenía todo lo que una chica quería, y él tenía todo lo que un chico quería. Yo tenía mi vestido, mi hermano tenía su fútbol. Así funcionaba.

¿Estaba realmente todo compartimentado?
¡Claro que no! (Risas)
La cosa es que sólo quería el vestido porque sabía que podía tenerlo, pero no me gustaba nada… Además, sólo salía con los chicos, quería estar fuera jugando, trepando y saltando por los estanques. Era un chicazo.

Las chicas que no siguen los roles de género que dicta la sociedad. Un tema que no puede ser más actual. Te adelantaste a tu tiempo.
En cierto modo lo fui. Siempre he hecho lo que creo que es correcto.

¿Cómo qué?
Robar cigarrillos a mamá, y fumarlos. (risas)

¿Y luego jugar al fútbol con un pitillo en la boca?
(Risas) Por supuesto que no. (Risas)
¡Eso no se puede hacer! (Risas)

Los valores de la pubertad.
Exactamente. Fue entonces cuando decidí que quería ser monja.

¿Perdón?
Sí, siempre quise ayudar a la gente.

Puedes hacerlo, no tienes que convertirte en monja.
Sí, pero como crecí en el catolicismo, siempre me sentí cerca de esa forma de vida. Siempre estaba en la iglesia, y me parecía tan hermosa. Cuando entraba allí, no salía durante cinco horas.

¿Qué hacías ahí dentro durante tanto tiempo?
Había cinco misas seguidas, y no quería perderme ninguna. (Risas)

¿En serio? Siempre es la misma, ¿no?
Sí, la primera empezaba a las 8 de la mañana, la última a mediodía.

¿Y eso te parecía emocionante?
Sí, pero no eran sólo las misas, era todo el ambiente. Me encantaba el incienso, la gente era mágica, y el pastor con la túnica negra larga y muchos botones.

Como tú ahora.
(risas) (Noelle lleva un vestido negro largo, preciosas joyas de fantasía en el cuello y las muñecas, y unos cuantos botones brillantes en las mangas). Exactamente.

Se contagia.
Parece que sí. (Risas)
Pensé que era genial, podía ayudar a los niños y me dije: Me quedaré allí, y me haré monja.

No es lo normal para una niña. Tienes que prescindir de muchas cosas.
Sí, eso es lo que quería, y entré en un convento.

¿Qué edad tenías?
14.

Dios mío.
(Risas) Literalmente.

¿Cómo fue?
Sólo sería una novicia, durante dos años en los que debía demostrar que sólo creía en Dios.

¿Cómo se demuestra eso?
No teniendo contacto con el mundo exterior durante todo ese tiempo.

Genial.
Sí, y yo tenía una amiga novicia cuya madre enfermó, murió, y no le permitieron ir al funeral.

No puedo creerlo.
Perdí la fe.

Ya imagino.
Me escapé. Cuando volví, mi madre me dijo: “¡Sabía que ibas a volver!”

¿Intuición?
Más que eso… a ella le pasó lo mismo.

¿En serio?
Sí, ella también dejó el convento a los 15 años.

¿Y tú no lo sabías?
No, ella quería que yo tuviera mi propia experiencia.

Entonces cambiaste el rumbo por completo y empezaste a fumar marihuana, ¿verdad?
(Risas) Se podría pensar que sí. Pero sabes, Sasha, vengo de una ciudad de drogas, y la mitad de mis amigos han muerto por ello.

Eso también lo sé. Eso forja tu personalidad.
Marihuana, LSD, heroína, cocaína, todo estaba disponible, aunque nunca lo tomé.

Bien hecho. También has sabido verlo.
(Cortada) Gracias por el cumplido. Tampoco he bebido nunca.

No tienes por qué hacerlo. Muchos sucumben a la presión del grupo.
Sí, Sasha, especialmente aquí en Ibiza, donde todo el mundo bebe a menudo.

¿Cuál fue tu rumbo entonces? ¿Qué hiciste después de dejar el monasterio?
Me hice modelo.

De la peste al cólera.
¿Por qué?

Bueno, el mundo de la moda tampoco es perfecto.
Es cierto, tampoco esperaba que lo fuera.

¿Cómo te metiste en eso?
Estaba haciendo bachillerato y quería trabajar a tiempo parcial. El modelaje era obvio y me interesaba.

¿Dónde empezaste?
En Ámsterdam, y de ahí me fui a París.

¿Y te llenó?
No, me di cuenta de que era un mundo vacío.

Te lo dije.
Te lo dije, tienes razón. (Risas)
Gané mucho dinero, pero al cumplir los 19 me dije: ¡sal de aquí!

Como en el monasterio.
Así de rápido y tajante, sí. Sencillamente, no era mi mundo.

Enhorabuena. A los 19 años, ya tuviste que clasificar y tomar decisiones minuciosas. No mucha gente puede hacer eso a esa edad.
Sasha, cuando no os veis durante medio año, la primera pregunta es: ¿Cómo estoy? No: ¿Cómo estás? ¿Dónde has estado? Pero cuando os veis una y otra vez en las exposiciones internacionales, la pregunta más importante es: ¿Cómo estoy? ¿Qué hago en este mundo, Sasha?

Lo sé desde Zúrich, donde trabajé durante dieciséis años. No importa el sector, cuando conoces a alguien, primero te preguntan tu nombre y luego tu profesión. Según tu respuesta, siguen hablando contigo.
Sí, mal.

En algún momento le di la vuelta a la tortilla y empecé a decir que era basurero. Te digo que es una apuesta segura: nueve de cada diez salen corriendo.
(risas) Dije, sobre todo a los hombres, que estaba en el paro. (risas)
Y nueve de cada diez hombres se fueron.

Claro, y tuviste tu paz.
(Risas) Gané mucho dinero con el modelaje, Sasha. Más que cualquiera que se fuera.

¿Cuánto?
Bueno, fácilmente podía llegar a los 10.000 marcos por una sesión de fotos. O 15.000 por un desfile de moda.

¿Te hiciste millonaria de adolescente?
No, pero podía comprar un coche en efectivo sin pensarlo.

Aun así, lo dejaste.
Esa superficialidad era insoportable. Y el dinero no lo es todo, Sasha. Además, si te acuestas con los jefes o los fotógrafos, sales adelante, consigues más trabajos… Y yo no estaba dispuesta a eso.

¿Pero para qué?
Eso es exactamente lo que pensé. Tenía el bachillerato, podía ir a la universidad, tenía los mejores contactos en el mundo de la moda de Ámsterdam y París, conocía a abogados de renombre, pilotos, médicos, músicos… tenía todas las puertas abiertas.

¿Eso te hacía sentir insegura?
Sí, mi vida seguía adelante. Hasta entonces ni siquiera tenía que comprar ropa, me lo regalaban todo. Pero no me interesaba todo eso, siempre me ha interesado la gente que lleva esa ropa… y me fui.

¿Dónde fuiste?
A Grecia.

¿Por qué allí?
Allí conocí a mi primer marido y le pregunté qué hacían las mujeres allí. Me dijo, riéndose, que eran todas amas de casa felices. ¡Ya me tenía! (risas)

Dile eso a una feminista.
(risas) Como dije, me importa la gente y el tiempo que paso con ellos.

Ya veo, la familia, cuidar los unos de los otros. Ese fue siempre tu mayor deseo, por eso querías ser monja.
Exactamente, Sasha, buena observación.

Gracias.
(Sonriendo y entusiasmada)
Ése era exactamente mi país, Sasha. Nadie me preguntaba qué hacía o a qué me dedicaba. Me sentía cómoda allí. (Risas)
Así que cancelé todos mis contratos, todos; desfiles de moda para el verano, sesiones de fotos, nuevas colecciones… todo se canceló. Hice las maletas y me convertí en guía turística en Grecia.

Porque podías y querías hacerlo.
Sí, tenía suficiente dinero e hice lo que mi corazón me decía; fue la decisión correcta. Me enamoré, me casé con un oficial y tuve un hijo.

¿Cómo te conquistó? No con ese chiste malo, ¿verdad?
Lo conocí en mis últimas vacaciones antes de mudarme allí. Me escribía cartas todo el rato, durante muchísimo tiempo, pues en ese momento no había teléfonos móviles. Lo hizo durante mucho tiempo, una vez a la semana, hasta que se ganó mi corazón.

Qué romántico. Y luego ya te estableciste allí, ¿en qué parte de Grecia fue eso?
Sí, así es, en Kos. En algún momento abrí una tienda de ropa, pues ya sabía por el modelaje dónde estaban los centros de ropa, dónde pedir las mejores piezas, etc. Así que sólo era ama de casa a tiempo parcial.

Así que sólo una ama de casa a tiempo parcial, como mucho.
(Risas) Sí, tú lo has dicho.

¿Cuánto tiempo pudiste hacer eso; una ama de casa que rompe con la tradición y no a tiempo completo?
(Risas) Cuatro años, hasta que me di cuenta exactamente de eso: ser ama de casa no es realmente lo mío.

Pero tenías que vivir la experiencia.
Sí, por supuesto. Me separé de mi marido en buenos términos y volví a Ámsterdam con mi hijo.

¿Y qué hiciste?
Tenía el bachillerato, pero no tenía estudios. Así que conseguí un trabajo de ventas en Mercedes, en Ámsterdam. Y, para resumir, al cabo de un año gané el premio a la mejor vendedora de coches de los Países Bajos.

¡Qué comienzo de carrera! ¿Qué pasó después?
No, aquí viene.

Atención…
El premio eran 5.000 marcos alemanes en metálico y un viaje a Ibiza. (risas)

Y aquí te quedaste.
(risas) Porque aquí conocí a mi segundo marido. De nuevo, en uno de los últimos días de mis vacaciones.

Estás bromeando, no puede ser. Vamos… ¿también escribía cartas?
¡Sí! ¡Faxes! ¡30 páginas de faxes, Sasha! (risas)

¿A la oficina de Mercedes? ¿O tenías el tuyo propio?
¡A la oficina, por supuesto! (Risas)
Sí, y en el último escribió: “Noellecita, creo que eres tan genial, ¡quiero casarme contigo!”

¿Esa fue su propuesta de matrimonio?
Sí. ¡Toda la empresa lo leyó!

Y afortunadamente todos aplaudieron.
(risas) Cuando les dije que yo también me había enamorado de él y que me mudaba a Ibiza, todos dijeron…

Lo sabemos.
(risas) No, todos dijeron: ¡Qué desastre que ganaras ese premio! (Risas)
Sí, estoy aquí desde entonces, desde hace treinta años. Estaba felizmente casada hasta que desgraciadamente mi marido falleció, era un gran arquitecto.

Lamento escuchar eso. Treinta años es mucho tiempo. ¿Qué te mantuvo aquí?
En primer lugar mi marido y luego que me encanta la isla. Es lo que me motiva, conocer gente sin prejuicios y vivir mi vida según mis valores, y aquí puedo hacerlo. Y siempre ocurren cosas divertidas que demuestran mi ingenuidad e imparcialidad.

¿Por ejemplo?
Por aquel entonces, había una cafetería en Marina Botafoch llamada Cafe Sydney, donde me senté a tomar café junto a un tipo que se me presentó brevemente como Juan. Yo también me presenté, y estuvimos hablando de barcos, de marineros, de niños, de la familia, de Ibiza, de las diferencias con Palma. Él prefería Ibiza, por supuesto. Charlamos durante una hora y luego tuvo que irse. Tras una despedida amistosa, el tipo se levantó, seguido por otros diez hombres que también estaban sentados en el café. Y entonces la camarera se acercó a mí y me preguntó: Noelle, ¿eres consciente de con quién acabas de hablar? Y yo le dije que sí, que se llamaba Juan. ¡Un buen tipo!

Lo cual era cierto, ¿no?
Sí, me miró con incomprensión, hizo un gesto y dijo: Sí, Juan…, Juan Carlos. Era el rey Juan Carlos de España. (Risas)

Increíble. ¿Intercambiasteis los números?
No, pero eso demuestra lo ingenua que soy sobre el mundo, no conozco a estos famosos, al menos no a primera vista. Y no me importa su estatus.

Lo que hace que quieran hablar contigo durante más tiempo. Porque es una conversación entre iguales. Lo sé por la industria musical: las estrellas no suelen querer que se las trate como “estrellas”. Sí, hablo de lo que me interesa. ¿Tienes hijos? ¿De dónde eres? ¿Qué es importante para ti? ¿Te has divorciado alguna vez?

¿Te ha pasado más veces?
Siempre. Por ejemplo, cuando vine a la isla a principios de los noventa, trabajaba en Pikes y hacía las manicuras de los invitados.

Y había uno o dos famosos.
(Risas) Sí, efectivamente. Tony Curtis, por ejemplo, que me ofreció su dibujo. (Risas)

Eso es genial. Cuéntame más.
Fui al bar a tomar una copa y allí estaba Tony Curtis preguntándome si quería que me dibujara algo.

¿Cómo no ibas a querer?
No, le dije que no tenía que dibujarme nada. (Risas)

Bueno, ese dibujo probablemente valdría una fortuna ahora.
Sin duda. Pero no lo quería y sigo sin quererlo. (risas)
También rechacé a Niki Lauda en Pacha cuando no dejaba de coquetear conmigo. No paraba de insistir en invitarme a una copa y le dije: No quiero una copa, eres un pesado. Piérdete. (risas)

Es que no lo reconociste sin casco.
(Risas) Habría dicho lo mismo si hubiera sabido quién era.

¿Quién es la persona más horrible que has conocido?
Elle McPherson.

¿El Cuerpo?
La misma.

¿Por qué?
Simplemente irradiaba mala energía, siempre estaba discutiendo con su marido delante de todo el mundo, todo el mundo podía o tenía que verlo. Y una vez, cuando estábamos en Formentera, en un evento, me degradó a persona non grata porque no quise esnifar cocaína.

¿Qué?
Sí, fui la aguafiestas.

Increíble.
Exactamente, y, como hemos hablado, vine aquí y me quedé porque en Ibiza te valoran por quien eres, no por lo que eres.

¿Sigue siendo así hoy en día?
El espíritu sin duda sigue siendo el mismo y se nota, esa rara energía define a la isla y siempre será así. Cuando llegué, había 60.000 habitantes, ahora hay 150.000, oficialmente censados. Está claro que ya no todo el mundo se conoce.

Como agente inmobiliario, vendes y alquilas propiedades en el sector más alto. Habrá habido momentos extraños, ¿no? ¿Inspección o entrega propiedades?
Oh, sí, jaja. Había una pareja de ancianos italianos que querían ver una villa de lujo. Estaba alquilada, pero habían acordado con los inquilinos que se podían hacer visitas. Así que llegué a la villa el día en cuestión y veo que la puerta está abierta, entro en la zona de la piscina y veo 12 hombres desnudos y una mujer desnuda en un colchón inflable, con un gorro de enfermera.

¿Despedida de soltero?
Sí. Pero lo mejor vino después: el colchón inflable tenía doce tubos de los que los hombres bebían whisky. (risas)

Mejor imposible. ¿Cómo reaccionó la pareja?
El hombre dijo: Si lo hubiera sabido, habría venido sin esposa. (risas)

¡Estúpido machista!
(risas)

Ibiza es un poco como la fruta prohibida de la que todo el mundo habla y que todo el mundo quiere probar.
Exactamente, y si tienes la fe adecuada, como yo, entonces puedes. Porque eso cierra el círculo: siempre quise ser monja porque en la fe cristiana se me permite hacer lo que quiera si me confieso. Todas las cosas que Dios ha prohibido, puedo confesarlas.

En el nombre de Dios, Todopoderoso: Muchas gracias por esta agradable conversación.
(Risas)

KENSINGTON Finest Properties International AG

c/Joan Tur Tur 13

07840 Stanta Eulalia

+34 971 86 39 43

+34 660 301 454

www.kensington-ibiza.com

Related Posts

  • Published On: agosto 3rd, 2022|Categories: Gente|
  • Published On: julio 26th, 2022|Categories: Gente|
  • Published On: julio 20th, 2022|Categories: Gente|
  • Published On: julio 9th, 2022|Categories: Gente|
  • Published On: noviembre 7th, 2019|Categories: Gente|