Lleva usted apenas una semana como presidente del Consell, pero se enfrenta a grandes retos. ¿Podría hacernos un resumen general acerca del estado en que encontró las diversas consellerias?
Es un período de adaptación, de conocer cómo funciona el Consell y los diferentes departamentos. Hemos empezado por visitar todas las dependencias, conocer al personal, y ver qué necesidades tiene cada departamento, es una fase de absorción de información, pues antes de tomar decisiones hay que conocer muy bien el funcionamiento de la casa. Me estoy encontrando con muy buena disposición del personal. Soy muy optimista, creo que la institución ha pasado cuatro años de inactividad y es momento de darle un nuevo impulso, un nuevo enfoque. Estoy convencido de que vamos a transformarlo en una institución ágil, próxima al ciudadano y sobre todo municipalista, donde los ayuntamientos sean los principales protagonistas de las políticas de Ibiza.

En su discurso de investidura destacó la importancia del turismo para Ibiza. Este año la temporada ha comenzado de forma negativa y no parece haber muy buenas perspectivas. ¿Cuál cree que es la razón? ¿Qué medidas se plantea abordar?
Los últimos años hemos tenido muy buenas temporadas turísticas, en parte por los problemas geopolíticos de nuestros principales competidores en el Mediterráneo. Afortunadamente estos años de abundancia, y gracias a la Ley Turística de 2012, han servido para hacer grandes reformas y modernizar los hoteles, que en muchos casos  estaban obsoletos y tenían una calidad bastante baja. Esto nos da una garantía de futuro, aunque hayan bajado las cifras sigo siendo optimista. Hay que potenciar la promoción, mejorar el servicio y solucionar el grave problema que tenemos con la falta de vivienda, que afecta a la calidad del servicio porque hace que la gente que viene a trabajar no pueda acceder a una vivienda digna. Hay mucho trabajo que hacer en este sentido.

¿Cree que los altos precios en Ibiza (junto a un servicio a menudo deficiente) puede ser uno de los motivos principales de la disminución del turismo?
Ibiza es una marca mundialmente conocida y tenemos que dar la calidad que se espera a un precio razonable, tiene que haber una buena relación calidad precio. La peor promoción es un turista que se va decepcionado, necesitamos mejorar el servicio y para ello necesitamos buenos profesionales y que éstos cuenten con condiciones de vida dignas. También es importante la creación de una escuela de hostelería, proyecto que ya inició el anterior Consell y que vamos a ejecutar en esta legislatura.

Efectivamente, además de la escasez de turistas esta temporada, los hoteles y restaurantes sufren un grave problema de falta de personal, principalmente a causa del alto costo de vida y de los elevados alquileres…
Hay mucho trabajo por delante para conseguir que haya vivienda a precios asequibles. Lo primero es combatir el intrusismo, evitar que viviendas residenciales se usen como turísticas, por eso vamos a crear la Oficina de Lucha contra el Intrusismo, para que estas viviendas vuelvan al mercado residencial, y también dar garantías a los propietarios que alquilen, como ventajas fiscales y una seguridad jurídica para recuperarlas en iguales o mejores condiciones que las entregaron. Todas las administraciones tenemos que ir de la mano en esto. Y luego ya a medio y largo plazo se tiene que construir vivienda a precio asequible, vivienda social en régimen de alquiler para que la vivienda sea un bien básico y no de lujo.

La situación de la vivienda en general constituye un problema gravísimo. Hay aproximadamente 2.000 solicitudes de licencias de construcción ya pagadas esperando en las oficinas y que prácticamente no se tramitan. Edificios terminados que han de esperar más de un año para la cédula de habitabilidad. ¿Qué piensa hacer al respecto?
Evidentemente, la burocracia es un grave problema. Lo que no puede ser es que haya viviendas acabadas y no se puedan utilizar porque la administración es muy lenta al dar las cédulas de habitabilidad, hay que agilizar, es un absurdo que se tarde 6 meses o 1 año o más en poder usar casas ya construidas, esto agrava aún más el problema. Una de las opciones sería eliminar las cédulas de habitabilidad, vamos a ver cuál es la mejor fórmula, pero vamos a agilizarlo al máximo y esperamos resolver este problema en unos meses.

A veces me pregunto qué abunda más en Ibiza: oficinas de todo tipo o problemas tan graves como el agua y las aguas residuales, la protección del medio ambiente (basura y plástico), limpieza, seguridad, tráfico (especialmente la zona de Jesús y Cana Negreta), etc. ¿Cree usted que va a conseguir cambiar algo?
Voy a poner todo mi empeño en conseguirlo. Has nombrado los principales problemas que tiene esta isla y se tienen que ir solucionado uno detrás de otro. Sobre el agua, tenemos que conseguir que se gestione el ciclo integral del agua desde Ibiza: depuradoras, desaladoras y redes de interconexión. Por eso vamos a crear la Agencia Ibicenca del Agua, para que esas infraestructuras básicas tengan una gestión cercana. No podemos depender de Mallorca, porque las soluciones tardan en llegar. Sobre la ITV, vamos a poner en marcha incialmente dos ITVs móviles pero se tendrá que construir una ITV nueva, o bien cambiar la ley para que sea posible dar concesiones administrativas y que se implanten ITVs privadas para desbloquear esta situación. Las carreteras son otra cuestión primordial, muchas están en muy mal estado, necesitan reasfaltado y dotarlas de medidas de seguridad. Hay que agilizar las obras de la carretera de Santa Eulalia, llevamos un año de obras y solo se ha ejecutado un 25%, ahora mismo es un caos circulatorio, tiene que estar terminado para la próxima temporada. También hay que implantar una buena red de transporte público en toda la isla, con buenas frecuencias y mejores autobuses, que quite presión al trafico que hay. Además está la presión que hay en verano con los coches de alquiler, una plaga de flotas enteras de vehículos que vienen a Ibiza, están los meses fuertes, luego desaparecen y no pagan impuestos en la isla. Estas cuestiones hay que controlarlas. Quien venga a hacer negocio tiene que contribuir en la mejora de las infraestructuras, porque las que tenemos no soportan tanta presión.

El Consell es la institución más alta de la isla, pero las decisiones se toman en los plenos municipales. ¿Cree que puede mejorar la cooperación entre las diferentes entidades para poder alcanzar mayores objetivos?
Ésta va a ser la legislatura de los municipios, vamos a potenciar la cooperación municipal. Los alcaldes son los que dirigen la isla y los más próximos a los ciudadanos. El Consell tiene que estar a su lado, colaborar con ellos, no complicar la gestión del día a día. Yo vengo del mundo municipal, soy municipalista y creo que el Consell tiene que ser un ayuntamiento más, un poco como pasa en Formentera.

Su exitosa gestión a lo largo de sus 12 años como Alcalde de Santa Eulalia avala su capacidad. Le deseamos que la gestión del Consell sea igualmente fructífera y buena suerte ante los grandes retos que le esperan y los numerosos problemas a resolver en la isla.
Muchas gracias. Vamos a poner todo nuestro empeño para que se vea un cambio en el funcionamiento del Consell. Si conseguimos enfocar los problemas que tiene la isla y solucionar algunos de ellos daremos un paso muy importante. Queremos que la gente de Ibiza vea que tiene un un Consell que está a su servicio, que está para solucionar problemas, no para crearlos.

Interviewer: Jürgen Bushe